“Otis” devastó la selva de Acapulco

0 56

“Otis” devastó la selva de Acapulco.

Los vientos del poderoso huracán Otis, también devastaron la selva acapulqueña y ahuyentaron a venados cola blanca, ocelotes y chachalacas, entre otras especies silvestres, del Parque Nacional El Veladero, el principal pulmón del municipio.

“Antes del huracán todo estaba fresco, corría aire, estaba verde toda la vegetación, había animales, y con el huracán ya todo cambió. Se exterminó, para mí fue al cien por ciento, fue un cambio brutal”, expresó Marcelino Casarrubias Moctezuma, un elemento de la Policía Ecológica de Guerrero, desplegado en el área natural protegida.

En la serranía que abraza a la Bahía de Santa Lucía en el puerto de Acapulco, se ubica el Parque Nacional El Veladero, un área natural protegida de carácter federal, decretado así en 1980, por su valor ambiental y belleza escénica; son dos polígonos (fuertemente amenazados por los asentamientos humanos), que suman 3 mil 617 hectáreas de selvas bajas y bosque de encino, que resultaron gravemente dañadas por el poderoso ciclón de categoría 5.

"Otis" devastó la selva de Acapulco

“La fuerza del viento de este fenómeno, lo que hizo fue defoliar a los árboles, es decir, les quitó toda sus hojas, y fue quebrando las ramas de los mismos árboles. La fuerza del huracán hizo que el 90 por ciento de los árboles perdieran su follaje”, dijo Walter Gaytán, asesor técnico del Parque Nacional el Veladero, administrado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

La Conanp sostiene que si bien, el Parque Nacional resultó seriamente afectado, también actuó como una barrera natural, ya que su buen estado de conservación evitó que Otis avanzara tierra adentro, causando más destrucción.

“La cubierta forestal mitiga la velocidad del aire, o los vientos, entonces, si no tuviéramos vegetación aquí, se hubiese registrado erosión del suelo, provocando más deslaves en las zonas bajas, mayor inundaciones en las partes bajas”, destacó el técnico de la Conanp.

Los vientos sostenidos del huracán de hasta 320 kilómetros por hora, lograron arrancar de raíz, árboles de parota, de casi 50 metros de altura y diámetros de entre 15 y 20 metros.

“Aquí donde estamos parados, antes del huracán era una área llena de sombra, estas parotas te dan mucha sombra, entonces, todo el parque nacional estaba cubierto de vegetación, contamos con selva baja subcaducifolia, que esa vegetación permanece verde casi todo el año, casi no pierde la hoja y eso nos permite tener mayor humedad y mayor sombra, eso te mitiga el calor”.
“Los pocos árboles que quedaron en pie, están sin follaje, obviamente el calor es mucho más fuerte”, explicó Walter Gaytán

Incluso los satélites Landsat de la NASA, registraron la destrucción de la selva causada por el ciclón que tocó tierra el 25 de octubre; la primera imagen, tomada antes del impacto, el 21 de septiembre, muestra una vegetación exuberante; mientras la segunda, captada una semana después, el 31 de octubre, muestra un paisaje marrón, desolado. Acapulco después del huracán Otis – NASA Ciencia

“Antes era pues selva con árboles de 50 metros de altura y selva tropical, había animales como chachalacas, gritaban todo el día”, dijo el policía ecológico, Marcelino Casarrubias.

De acuerdo con la Conanp, en el Parque Nacional El Veladero se tienen registradas 314 especies de plantas -13 de ellas, consideradas en alguna categoría de riesgo- y 137 especies de animales -30 en alguna categoría de riesgo-. Así que el parque nacional es hogar del venado cola blanco y el pecarí, además de felinos como el tigrillo, jaguarundi, y ocelote; además de reptiles como la boa constrictor y la iguana negra; y de aves como el águila pescadora y chachalacas. Todos ellos huyeron del ciclón.

“Los animales por lo regular tienden a refugiarse y una vez que pasa la tempestad tienden a salir. Otros animales como los felinos, tienden a desplazarse a otros lugares donde ellos puedan sentirse con mayor seguridad, lo que va a pasar es que estos animales, poco a poco se van a irse integrando a estos ecosistemas, conforme vayamos recuperando la cobertura forestal”, aseguró Walter Gaytán, técnico de la Conanp.

La comisión confía en la capacidad de resiliencia de estos ecosistemas, es decir, la capacidad que tienen para recuperar su equilibrio; por lo que para ayudarle, se formarán brigadas comunitarias para levantar la materia vegetal muerta, a fin de prevenir incendios forestales; además de que se llevarán a cabo obras de conservación de suelos y trabajos de reforestación, a fin de que la próxima temporada de lluvias, vuelva el verde que Otis se llevó.

En tanto eso ocurre, el policía ecológico Marcelino Casarrubias lamenta ver el parque en total destrucción. “Da tristeza y me da terror; ahorita vino el huracán y se llevó todo, quedamos desprotegidos”, expresó.

Con información de Milenio https://tinyurl.com/4tdpkjkw

Te puede interesar: La Arquitectura Y Sus Mitigaciones Ambientales https://www.deluna.com.mx/medio-ambiente/la-arquitectura-y-sus-mitigaciones-ambientales/