Connect with us

Published

on

  • Nació el 9 de febrero de 1910 en Estados Unidos. Llegó a México en 1939, a través de sus coreografías renovó la danza.

Creadora de obras que revolucionaron a nivel internacional la concepción de la danza, la bailarina y coreógrafa Anna Sokolow, de origen estadounidense y ascendencia polaca, dejó una profunda huella en México donde enseñó su técnica dancística y creó algunas de sus mejores coreografías.

Anna Sokolow, nació en Hartford, Connecticut, el 9 de febrero de 1910; sus padres Samuel y Sara Sokolowski fueron inmigrantes rusos, quienes decidieron en 1912 mudarse a Nueva York.

Debido a que el padre de Anna era hospitalizado constantemente, su madre se convirtió en el principal sostén de la familia. Por ello la relación entre ambos no fue tan cercana. De su madre, quien perteneció al Sindicato de Trabajadoras de Damas y al Partido Socialista, heredó el carácter fuerte.

La bailarina acompañaba a su madre a las actividades sindicales, pero también asistía a eventos culturales, como danza, teatro y música, entre otras. Un día su madre la llevó a un Centro Social Comunitario donde comenzó a practicar la danza a la edad de 10 años, pero al ver sus aptitudes, la directora del lugar le recomendó que fuera a una escuela profesional e ingresó al Neighborhood Playhouse, donde la propia Sokolow comentó: “Ahí comenzó todo para mí”.

Anna tomó sus primeras clases de baile en el Emanuel Sisterhoods of Personal Service con Elsa Pohl, de quien aprendió la danza interpretativa al estilo de Isadora Duncan. Estudió con Blanche Talmud, Irene Lewisohn y Bird Larson.

En el Neighborhood Playhouse, Anna conoció a Martha Graham y Louis Horst, quienes fueron invitados para impartir clases e influyeron de manera significativa en la bailarina en cuanto a la técnica e interpretación, así como en la forma de escuchar música.

Anna bailó en la compañía de Martha Graham, una de las fundadoras de la danza moderna estadounidense entre 1930 y 1939. En 1934 formó su primer grupo de bailarines con el cual realizó una gira por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

A su llegada a México en 1939, para dar algunas funciones por invitación de Carlos Mérida, Sokolow decidió quedarse un tiempo para enseñar su técnica y elaborar sus coreografías.

Fundó el Grupo Mexicano de Danzas Clásicas y Modernas con las alumnas de la Escuela Nacional de Danza, el cual se presentó en un teatro de zarzuela en México, cuyo éxito le permitió acceder meses más tarde al Palacio de Bellas Artes.

Margarita Tortajada, investigadora del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza José Limón del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, comenta en sus libros Danza y poder y Mujeres de danza combativa, que Anna Sokolow logró una identificación especial con los murales de Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, cuyos mensajes de lucha inspiraron su danza.

Asimismo, creó la asociación La Paloma Azul, que patrocinó algunas funciones en el otoño de 1940. La producción de la coreografía El renacuajo paseador, inspirada en un cuento infantil mexicano y con partitura del compositor Silvestre Revueltas, fue bien recibida por la crítica y el público.

La también coreógrafa fue reconocida como la representante más sobresaliente de la segunda generación de la danza moderna a nivel mundial. En México surgieron algunas de sus mejores creaciones, entre ellas Opus 60 y Sueños. Colaboraron con ella artistas como Rodolfo Halffter, Antonio Ruiz, Gabriel Fernández Ledesma, Blas Galindo y Carlos Chávez, entre otros.

Anna Sokolow obtuvo la Beca Fulbright para Japón, el Dance Magazine Award, el National Endowment for the Art’s Choreographic Fellowship, el Lifetime Achievement Award de la American/Israeli Cultural Foundation y el Águila Azteca, máximo reconocimiento en México para un extranjero.

Además, ingresó al Teatro de Broadway con las coreografías Street Scene, Camino Real, Candide y la versión original de Hair. Ejerció la docencia en universidades, compañías de danza y estudios de actuación en Estados Unidos y en el extranjero.

Algunas de sus creaciones son: Rooms (1955), Dreams (1961), Steps of silence (1968), Scenes from the music of Charles Ives (1971) y Homage to Federico García Lorca (1974).

Anna Sokolow murió en la ciudad de Nueva York el 29 de marzo de 2000.

Información: Secretaría de Cultura

Comenta con Facebook

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Rescatan investigadores de la UNAM tradición ancestral del juego de pelota

Published

on

-Rescatan investigadores de la UNAM tradición ancestral del juego de pelota.
• Analizan la composición y técnica de manufactura de la bola de hule que se utiliza en el juego de cadera o ulama
• Impulsan que esta práctica prehispánica sea declarada patrimonio cultural intangible
• El equipo universitario de ulama de cadera invita a la comunidad a participar

Un grupo multidisciplinario de la UNAM busca rescatar la manera tradicional en la que se manufactura la bola de hule utilizada en el juego prehispánico ulama, también conocido como pok ta pok, y con ello preservar esta práctica ancestral.

En el marco del proyecto “Fabricación de la bola de hule del juego ulama de cadera mesoamericano. Recuperación de las técnicas a partir de su caracterización material”, los expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México buscan impulsar que el juego sea declarado Patrimonio cultural intangible de la humanidad; ya existen iniciativas y es importante que sean promovidas por la UNAM, dijo Emilie Carreón, del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE).

Para saber qué productos naturales y tradicionales son usados, y la metodología de su fabricacion, el grupo de trabajo se ha dado a la tarea de recuperar los conocimientos que al respecto tienen algunas comunidades.

De acuerdo con la universitaria, la información derivada del dato arqueológico y del intercambio con jugadores de ulama de cadera, a través de un acercamiento intercultural, permitirá crear una base de datos que generará los perfiles químicos de los productos usados para fabricar la bola.

“Esto permitirá procesar el látex del árbol (castilla elástica) y establecer una metodología para analizar de manera comparativa y no destructiva las bolas de hule prehispánicas y contemporáneas. Con esto se pretende preservar saberes ancestrales, hacer una propuesta de la técnica de su manufactura y fabricar bolas para los jugadores”, detalló.

Emilie Carreón y Nora Pérez, del IIE, trabajan en colaboración con Baldomero Esquivel, responsable de proyecto, y con Marisol Reyes, Mayra León y Everardo Tapia, de los Laboratorios Nacionales para la Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural del Instituto de Química, así como con investigadores del Instituto de Física y con jugadores de esta práctica ancestral.

Característica que define a Mesoamérica

El juego con bola de hule se registra en las culturas Olmeca y Maya, así como en Teotihuacán, la región del Golfo, los toltecas y los mexicas; es una característica que define a Mesoamérica. La arqueología registra que muchas culturas de la región practicaban este juego, como lo atestiguan las más de mil canchas encontradas en la zona.

El juego de ulama de cadera lo presenciaron conquistadores y religiosos, y se asombraron de las cualidades de la bola de hule por su elasticidad y ‘vida propia’. “Nunca habían visto una pelota semejante, con rebote mucho mayor a las hechas de pelo o vejigas infladas, usuales en el viejo mundo. Estaba hecha de látex líquido del árbol del hule, nombrado posteriormente ‘castilla elástica’; la bola de hule es característica de un juego ritual que produjo asombro entre los europeos cuando llegaron a América, y que pronto prohibieron”, recordó.

No obstante, siguió practicándose y perduró en algunas regiones del noroeste del país. En la década de 1980, en Sinaloa el cineasta Roberto Rochin en su película “Ulama” registró esta práctica ancestral, así como la fabricación de la bola, que pesa alrededor de tres kilogramos. Es ésta bola la que los universitarios analizan en su proyecto, con el propósito de hacer réplicas con el apoyo del cineasta y de Monago Lizárraga, jugador de ulama en Sinaloa, y sus colaboradores.

En la actualidad, el juego también se practica en diferentes regiones de Latinoamérica, y tiene su cenit en la Copa Mundial Mesoamericana Deporte Ancestral de la Pelota, creada en 2015, en la que participan México, Belice, El Salvador, Honduras, Panamá y Guatemala.

México es representado por jugadores de la liga olmeca de Tabasco, otomí de Querétaro, la teotihuacana, la tlaxcalteca, la chiapaneca y tenochca, por mencionar algunas que se suman a la liga maya en Mérida.

De manera paralela, con arqueólogos del INAH se revisan hallazgos de bolas de hule de las culturas olmeca y teotihuacana para comparar y analizar su fabricación, conocer sus características y vincularlas a la bola de hule utilizada en la actualidad.

Práctica ancestral en la UNAM

En febrero de 2020, por primera vez se practicó ulama en la UNAM (Ciudad Universitaria). Los jugadores son alumnos de las facultades de Filosofía y Letras y de Química, que entrenan entre las canchas de basquetbol y voleibol frente a la FQ, los martes de 12:00 a 14:00 horas y los jueves de 16:00 a 18:00 horas, y están en aras de conformar un equipo.

“Es una comunidad diversa, que convive en la cancha y busca la preservación de este juego, con énfasis en la fabricación de la bola de hule”, concluyó Daniel Santiago Luna, entrenador de los jugadores universitarios.

Con información de UNAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Cultura

Pablo Vargas Lugo reflexiona sobre nuestras creencias y su impacto en el imaginario social

Published

on

Aunque no es creyente, el artista plástico Pablo Vargas Lugo creó su reciente obra, Actos de dios, a partir de una inquietud religiosa que lo llevó a hacer una relectura de los cuatro Evangelios y a darles un nuevo enfoque, detalló el artista durante un conversatorio que se llevó a cabo en el Laboratorio Arte Alameda donde se exhibe su obra.

Actos de dios se integra por tres pantallas de gran formato con tres historias distintas sobre algunos aspectos de la vida y la Pasión de Cristo, en las que deja de lado los aspectos milagrosos. La filmación se realizó en Cuatro Ciénagas, Coahuila, y la obra se expuso el año pasado en el Pabellón de México de la 58 Muestra Internacional de Arte de la Bienal de Venecia.

Aseguró que su interés no está en revisar la figura de Jesús de Nazaret como un personaje de la religión o la fe sino como un determinante cultural que está presente en todos los ámbitos de la vida, seamos creyentes o no.

Vargas Lugo expresó que la figura de Jesús se vincula a la idea que tenemos de la justicia, el sufrimiento, la redención, la mitología, la cultura popular, la intervención divina y el cumplimiento de las profecías, entre muchos otros temas.

Su inquietud por abordar este tema se originó después de ver la película La Pasión de Cristo, dirigida por Mel Gibson, que a su parecer representa un tipo de catolicismo basado en el sufrimiento y en la existencia del bien y del mal. “A partir de ahí, y gracias a que soy católico por formación y ateo por convicción, hice una relectura de los Evangelios para darles un nuevo enfoque”.

Actos de dios —dijo— es una especie de contra narrativa de la trama evangélica, que busca entender el trinomio: profecía, cumplimiento de la profecía y doctrina, como una analogía de la escritura del guion, la filmación y la edición, es decir, qué ocurre si al filmar las cosas no suceden como estaban escritas y la edición cuenta otra historia.

Otro referente en la obra de Vargas Lugo fue la película El Evangelio según San Mateo, de Pier Paolo Pasolini, artista de vanguardia, comunista, ateo, activista social y homosexual que tenía una visión distinta a las jerarquías predominantes.

En el conversatorio estuvieron la curadora Magali Arriola, el escritor Pablo Soler Frost y la directora del LAA, Lucía Sanromán, quien recordó que Actos de dios fue vista por más de 80 mil personas durante los seis meses que se expuso en el pabellón europeo y ahora el público mexicano podrá observar una obra que raya lo cinematográfico y que reflexiona sobre aquello que permanece oculto, lo que no es revelado.

Pablo Soler Frost, autor del guion del video y del texto del catálogo de la muestra, mencionó que en Actos de dios se aborda la herejía y la blasfemia, y se cuestiona la doctrina y su interpretación, cuyas palabras no se escucharán porque quedarán flotando en el aire frío de Cuatro Ciénagas.

Católico ferviente, Soler Frost dijo que la idea del artista fue muy compleja de realizar, pero su objetivo fue mostrar que la figura de Jesucristo está presente en todos partes.

Sanromán dijo que Vargas Lugo es un artista interdisciplinario, pero es difícil definir en qué categorías entra porque sus obras retan a todas ellas. No obstante, destacó el rigor de cada pieza y su relación con el conceptualismo.

Añadió que la obra Actos de dios está escrita de una forma no lineal y es una especie de remake de los cuatro Evangelios. “Era extraño que un artista contemporáneo como Vargas Lugo retomara un tema como el de Cristo para presentarlo en la Bienal de Venecia”, dijo.

Magali Arriola señaló que para poder colaborar con esta obra de Vargas Lugo fue necesario que leyera por tercera vez la Biblia. “En Actos de dios el artista Pablo Vargas Lugo utiliza el lenguaje cinematográfico para llevar a cabo una reflexión sobre las maneras en las que nuestras convicciones y creencias se ven reflejadas –cuando no distorsionadas e instrumentalizadas– en el imaginario social”, concluyó la directora del Museo Tamayo.

Pablo Vargas Lugo (n. 1968) estudió artes visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En su trabajo utiliza elementos de diversas disciplinas como la astronomía, la cartografía, la arqueología y la ciencia ficción. A través de dibujos, esculturas, pinturas, instalaciones y videos desarrolla juegos conceptuales que, muchas veces con humor, hacen referencia a temas como el lenguaje, las convenciones sociales y las tradiciones milenarias.

El Laboratorio Arte Alameda (LAA) es la primera sede de la itinerancia de la muestra en México, la cual continuará por distintos espacios del país, incluido el estado de Coahuila, colaborador de este proyecto. Estará abierta al público hasta el 17 de mayo de 2020.

Información de Secretaría de Cultura.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Cultura

Proyectarán «El Joven Marx»

Published

on

El Cine Móvil y el Círculo de Estudios Felipe Carrillo Puerto invitan a la proyección de “El joven Marx” del director Raoul Peck, con motivo del aniversario del Manifiesto del Partido Comunista que se celebra el 21 de febrero.

La película abarca el periodo en el cual Marx, entre los 26 y los 30 años, junto a su esposa Jenny, anuda su amistad con Engels en París en 1844, de donde será posteriormente expulsado, instalándose en Bruselas y viajando en diversas ocasiones a Londres, donde participará en la Liga de los Justos rebautizada, por iniciativa de Marx y Engels, Liga de los Comunistas y por encargo de la cual redactarán el Manifiesto del Partido Comunista en el invierno de 1847-1848 en vísperas de un ciclo revolucionario en el que apareció en la escena política europea la naciente clase obrera.

La cita es hoy, Viernes 21 de febrero de 2020, 19:00 horas

Comenta con Facebook

Continue Reading
GEAVIG

Destacado

Todos los derechos reservados @ 2018 - 2020 De Luna Noticias