Secretarios de AMLO habían olvidado declarar carreras inconclusas y conflicto de intereses

0 4

Después de los ultimátums del presidente Andrés Manuel López Obrador y del cruce de explicaciones por el penthouse de Olga Sánchez Cordero, casi todo el gabinete terminó por transparentar en sus declaraciones patrimoniales los montos, copropiedades, conflictos de interés y hasta carreras sin terminar, a través de notas aclaratorias a lo ya publicado en DeclaraNet. Excepto Rocío Nahle, secretaria de Energía, que mantiene ocultos los valores de sus bienes.

Josefa González Blanco Ortiz Mena, secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), incluyó una nota apenas este lunes 11 de febrero reconociendo que tiene una prima que trabaja en IEnova, una de las empresas acusadas de cobrar por un gasoducto que está parado. La nota fue enviada el mismo día que el gobierno señaló a exfuncionarios de estar relacionados con empresas del ramo energético.

“Tengo un vínculo de parentesco por consanguinidad con Tania Ortíz Mena López Negrete, quien actualmente se desempeña como directora general de Infraestructura Energética Nova (IEnova), una empresa que desarrolla proyectos en el sector energético”, señaló la secretaria.

González Blanco había presentado su declaración original totalmente cerrada, y fue de las últimas en abrirla, hasta el 30 de enero, cuando López Obrador dijo que si no lo hacían no podrían trabajar en su gobierno. En su declaración de posibles conflictos de interés no había mencionado ninguno, pero la nota aclaratoria de este lunes, además revela que tiene otros dos parientes en las industrias minera y hotelera.

“Tengo un vínculo de parentesco por consanguinidad con Carlos Ortíz Mena, quien actualmente se desempeña como empleado en Servicios Administrativos Fresnillo, S.A. de C.V. de la empresa Industria Peñoles. Tengo un vínculo por parentesco por consanguinidad con David Ortíz Mena, quien actualmente se desempeña como presidente de la Asociación de Hoteles de Tulum para el periodo 2018-2021”, añadió.

Esteban Moctezuma Barragán, secretario de Educación, también envió una nota aclaratoria el pasado domingo 10 de febrero, donde aclaró que no tiene el título de una de las dos carreras que estudió, Licenciatura en Derecho en la UNAM, porque todavía le falta cubrir materias.

Sí tiene la licenciatura en Economía de la UNAM y maestría en Filosofía por Cambridge, según sus datos curriculares.

Moctezuma Barragán es de los que más cambios ha hecho en su declaración, ya que primero también la presentó cerrada, en enero aceptó abrir parcialmente su patrimonio pero dejó cerrada la parte de posibles conflictos de interés, y hasta ahora publicó los montos de todos sus bienes y como posible conflicto de interés, declaró un dependiente económico socio de “Control Soc”.

Entre las notas aclaratorias de los secretarios también hay una de Alejandra Frausto, de Cultura, que el 27 de diciembre aclaró que su grado de estudios ya debe decir “licenciatura” porque obtuvo el título el 22 de noviembre, es decir, una semana antes de asumir el cargo en la nueva administración.

Su declaración original, presentada el 26 de diciembre, dice que estaba cursando el noveno semestre de la carrera de Derecho en la UNAM, un dato que había mantenido desde su primera declaración en la administración federal, hecha en 2014, cuando pese a la carrera trunca ganaba más de 80 mil pesos como directora de Culturas Populares del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Otros secretarios tuvieron que presentar notas posteriores para informar del valor de sus bienes, ya que si los tienen en copropiedad con sus parejas, la plataforma DeclaraNet oculta ese dato por protección a terceros que no son servidores públicos. Así pasó con Irma Eréndira Sandoval, de la Función Pública (SFP), que transparentó todo desde el 14 de diciembre.

Más tarde hicieron estas aclaraciones el secretario de Desarrollo Agrario (Sader), Víctor Villalobos, el 29 de enero; el de Salud, Jorge Alcocer, el 30 de enero; y el de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval, el 5 de febrero.

En el caso de Sánchez Cordero, de Gobernación (Segob), el departamento que tiene con su marido en Houston sigue sin aparecer en el sistema ni en las notas aclaratorias.

Este martes, ante una nueva advertencia de López Obrador de que todas las declaraciones serán abiertas, falta por transparentarse la de Rocío Nahle, secretaria de Energía, que mantuvo “parcial” toda la información de su declaración patrimonial, es decir, sin los montos de cuánto valen sus bienes inmuebles, muebles, vehículos y saldos de cuentas bancarias.

Fuera del gabinete, Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República, ente autónomo, es el único funcionario de alto rango que aprovechó la posibilidad legal de no hacer públicos ni sus bienes ni su posible conflicto de interés.

Con información de Animal Político.