Connect with us
QuedateEnCasa

Published

on

  • Neil Peart, el baterista de la icónica banda canadiense Rush, murió a los 67 años.

El influyente músico y letrista murió el martes en Santa Mónica, California, después de haber sido diagnosticado con cáncer cerebral, según un comunicado emitido el viernes por el vocero de la familia, Elliot Mintz.

Su muerte fue confirmada por Meg Symsyk, portavoz de los medios de comunicación para el trío de rock progresivo compuesto por Peart, Geddy Lee y Alex Lifeson.

Además de escribir letras impresionantes, Peart era conocido por su habilidad en la batería y por tejer de manera experta técnicas de diferentes géneros musicales, combinando jazz y big band con hard rock.

Después de que St. Catharines, nacido en Hamilton, Ontario, criado en Ontario, Peart se uniera a sus compañeros de banda Lee y Lifeson en 1974, su batería virtuosa ayudó a elevar a Rush a nuevas alturas musicales. La banda atrajo a una base de seguidores leales en todo el mundo, vendió millones de discos e influyó en una multitud de músicos de rock con su música compleja y literaria.

El trío fue incluido en el Salón de la Fama de la Música Canadiense en 1994, uniéndose al Salón de la Fama del Rock & Roll de EE. UU. En 2013.

La banda realizó su última gira en 2015, y Peart reveló al año siguiente en el documental de Rush Time Stand Still que había luchado contra un intenso dolor físico durante la carrera final.

La escritura de Peart también se extendió más allá de la música: escribió varias memorias explorando su vida y sus viajes.

Sus sobrevivientes incluyen a su esposa Carrie y su hija Olivia. Los planes de funeral están pendientes.

Con información de cbc.ca

Comenta con Facebook

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Cenart rediseña y fortalece su oferta en línea

Published

on

  • Inicia el Ciclo de Conciertos EDGES y LEIVA se convierte en un laboratorio virtual para el desarrollo de videojuegos

Con el objetivo de continuar con actividades que permitan experimentar, formar e investigar sobre prácticas artístico-culturales que involucren arte y tecnología, el Centro Multimedia del Cenart rediseñó su programa y fortaleció la oferta en línea. En el mes de julio ofrecerá charlas, talleres, conciertos, convocatorias y el Programa de Asesorías seguirá operando de manera virtual, todo ello en el marco de la campaña “Contigo en la distancia”.

Continuarán las sesiones mensuales del Laboratorio abierto sobre archivo, en las que se procura la conversación sobre la investigación y experimentación colectiva de la noción de archivar. En esta ocasión conversaremos con Sol Henaro (MUAC) y Paola Gallardo (Laboratorio Arte Alameda) sobre su trabajo y experiencia, desde la perspectiva curatorial, para problematizar el cruce social y político de la aproximación al archivo. La sesión tendrá lugar el martes 7 de julio, a las 16:00 horas. Quienes sigan la sesión podrán realizar preguntas y tener un intercambio crítico con las invitadas.

Además, inicia el Ciclo de Conciertos EDGES, una plataforma de experimentación y difusión de proyectos audiovisuales en vivo. Desde 2016, en este espacio se han presentado proyectos individuales y propuestas curatoriales, una muestra representativa de la escena audiovisual en tiempo real y su constante transformación. Este año el ciclo comienza con Distopía, un proyecto colaborativo de ZGAMU y LVSTVCRV que nace como una reflexión a la situación actual, logrando convertir la adversidad en una oportunidad mediante el arte y la colaboración. Este concierto se transmitirá en vivo el miércoles 15 de julio, a las 19:00 horas.

Para los enfocados en la electrónica y sus posibilidades artísticas, se llevará a cabo el taller 555. Versatilidad y practicidad electrónica del 20 al 24 de julio, en el cual se abordarán los usos y posibilidades de este tipo de circuito. Los interesados deben postularse mediante el envío de una carta de motivos antes del miércoles 15 de julio al correo electrónico difusioncmm@cultura.gob.mx.

El Ciclo de Cine Transmedia continuará con transmisiones en línea; el jueves 30 de julio, a las 17:00 horas, Luz Jaimes y Pedro Moya reflexionarán de manera colectiva sobre las potencialidades de las narrativas transmedia para generar discusión pública sobre temas migratorios. En está ocasión se hablará sobre las distintas caras de la migración en la Ciudad de México con el proyecto: Tierra Migrante.

La actividad Tengo un robot en casa fue diseñada para invitar a niñas y niños a partir de 4 y hasta 12 años a imaginar cómo sería su vida si estuviesen acompañados en casa por un robot y a plasmar estas ideas en un fanzine. Las instrucciones para este reto así como la galería de los trabajos recibidos se podrán encontrar en el sitio web http://cmm.cenart.gob.mx/robotencasa.

Durante el mes de julio serán publicadas las pautas para participar en el Laboratorio Interdisciplinar de Experimentación e Innovación con Videojuegos y Arte Interactivo (LEIVA), que este año se realizará en línea. La información podrá ser consultada en http://leiva.cenart.gob.mx.

El Programa de Asesorías sigue brindando apoyo u orientación para realizar proyectos. Los interesados deben visitar la página http://cmm.cenart.gob.mx/cursos/asesorias.html y completar el formulario para ser canalizado al área que podrá ayudarlos.

El Centro Multimedia ha realizado una curaduría de sus contenidos en línea para proponer una serie de cápsulas, programas y tutoriales que abordan distintas vertientes del arte y la tecnología; las ligas a este material se pueden consultar desde sus redes sociales y también a través de la plataforma digital https://contigoenladistancia.cultura.gob.mx.

Estas actividades podrán seguirse en el perfil de Facebook del Centro Multimedia (https://www.facebook.com/Centro.Multimedia.Cenart/). Para más información envía un correo a difusioncmm@cultura.gob.mx.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Cultura

La obra de José Pablo Moncayo incursionó el nacionalismo mexicano y tendencias de vanguardia

Published

on

Conocido en el mundo por su famoso Huapango, pieza sinfónica que a 79 años de su creación ocupa un lugar privilegiado en la obra musical universal, José Pablo Moncayo es autor de un amplio repertorio que comprende géneros diversos: coral, ballet, ópera, música para cine, piezas sinfónicas y música de cámara.

Nacido el 29 de junio de 1912, Moncayo se trasladó con su familia a la Ciudad de México en 1927 y dos años después ingresó al Conservatorio Nacional de Música. Estudió piano con Eduardo Hernández Moncada, armonía con Candelario Huízar y composición con Carlos Chávez. De manera paralela, trabajaba como pianista en cafés, fiestas y emisoras de radio acompañando a los cantantes de moda para pagar su carrera profesional.

Aunque el pasado 16 de junio se conmemoró el 62 aniversario luctuoso del compositor oriundo de Guadalajara, Jalisco, considerado uno de los representantes del nacionalismo musical mexicano del siglo XX, su vasto legado musical, creado entre los años 1931 y 1958, permite ver que también estuvo vinculado con las tendencias de vanguardia que le permitieron evolucionar hacia un estilo más libre.

En la Orquesta Sinfónica Nacional, que dirigía Carlos Chávez, dio sus primeros pasos como percusionista en 1931. Al poco tiempo mostró su talento para la composición y generó sus primeras obras, entre las que se encuentra la Sonata para viola y piano en 1934.

Junto con Blas Galindo, Daniel Ayala y Salvador Contreras, discípulos de Carlos Chávez, formaron el Grupo de los cuatro, que tenía como propósito dar a conocer sus obras en conciertos y fomentar la música mexicana. Su primer concierto se llevó a cabo el 25 de noviembre de 1935 en el Teatro Orientación, donde Moncayo estrenó Amatzinac, obra para flauta y cuarteto clásico que más tarde fue orquestada para flauta y orquesta de cuerda. Amatzinac, que en lengua náhuatl significa “en el agua del papel venerado”, fue calificada como una pieza de carácter impresionista. Al año siguiente compuso la Sonata para violín y piano, obra de características rítmicas modernistas.

El 15 de agosto de 1941 el Palacio de Bellas Artes fue el escenario donde el público escuchó por primera ocasión el Huapango, interpretado por la Orquesta Sinfónica de México dirigida por Carlos Chávez. En esta pieza recurre a tres sones tradicionales del puerto de Alvarado en Veracruz: El Ziqui-ziri, Balajú y El Gavilán, producto del viaje que realizó a esta localidad y donde conoció en la “fiesta del fandango” los ritmos que lo inspiraron para crear su obra maestra.

El Huapango, que se distingue por su brillantez, genialidad, contrastes y ritmos, constituye su pieza más representativa y la más reconocida en el país y en el extranjero. Desde su estreno, no ha dejado de tocarse en México y en el mundo, entre ellas la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, una de las más importantes de Venezuela; la Orquesta del Teatro Mariinsky, de Rusia; la London Philharmonic Orchestra, de Reino Unido, y la Orquesta Filarmónica de Rotterdam, Holanda, que dirigió en su momento Eduardo Mata.

Si bien Huapango se convirtió en la obra más popular de Moncayo y símbolo de la música mexicana, escrita a los 29 años, también sería una pieza que eclipsó su posterior producción. Es el caso de obras como Sinfonía, que concluyó durante su estancia en el Festival de Berkshire en 1942, gracias a una beca que obtuvo del Instituto Berkshire de Serge Koussevitzki, en el que asistió a los cursos impartidos por Aaron Copland en Tanglewood y en donde Leonard Bernstein y Blas Galindo fueron sus condiscípulos.

La obra premiada en agosto de 1944 por José Rolón, Juan Tercero y Luis Sandi, en el concurso al que convocó la Orquesta Sinfónica de México, fue presentada por Moncayo con el seudónimo Mundo y tuvo su estreno el 1 de septiembre de 1944 bajo la dirección de Carlos Chávez. A pesar de su excelente construcción musical, la obra no volvió a interpretarse hasta el 27 de marzo de 1992, a cargo de la Orquesta Sinfónica Nacional dirigida por Enrique Diemecke, quien realizó su primera grabación.

Moncayo también compuso obras como Sinfonietta (1945), que estrenó el mismo año la Orquesta Sinfónica de México bajo la batuta del propio autor y que responde a su peculiar estilo nacionalista; Tres piezas para orquesta (1947) y Homenaje a Cervantes, para dos oboes y orquesta de cuerda (1947), en el marco del cuarto centenario del nacimiento del escritor Miguel de Cervantes (1546-1616).

Otras piezas relevantes son La mulata de Córdoba, ópera en un solo acto estrenada el 23 de octubre del mismo año en el Palacio de Bellas Artes, dirigida por el propio compositor y el poema sinfónico Tierra de temporal (1949), escrita para conmemorar el centenario de Chopin (1810-1849) y en la cual abandona la forma clásica de la sinfonía para producir obras de tipo rapsódico. Esta pieza inspiró al coreógrafo Guillermo Arriaga, quien la convirtió en el famoso ballet Zapata, estrenado el 11 de agosto de 1953 en el Teatro National Studio de Bucarest.

Ya reconocido internacionalmente, José Pablo Moncayo fue nombrado subdirector de la Orquesta Sinfónica de México, hoy Sinfónica Nacional, en 1945, y de 1949 a 1954, director artístico de la misma. Dirigió también la Orquesta Sinfónica del Conservatorio. En este lapso su creatividad musical siguió en ebullición y compuso Muros verdes, una obra para piano en la que anticipa las escalas del jazz modal de las décadas de los sesenta y setenta; Cumbres (1953), poema sinfónico que estrenó en 1954, y Bosques (1954), poema sinfónico presentado en 1957 por la Orquesta Sinfónica de Guadalajara bajo la dirección de Blas Galindo.

José Pablo Moncayo dejó un legado musical amplio, con obras para piano, canto y piano, dúos instrumentales, tríos, quintetos, sextetos, orquesta de cámara y sinfónica, vocal, suite de ballet, ópera y música para cine.

Existen dos piezas que se consideran inéditas: la obra coral La canción del mar (1948), que constituye uno de los escasos ejemplos de música vocal del compositor, y Cuento de la potranca (1954), creada para el filme Raíces.

Moncayo murió el 16 de junio de 1958 en la Ciudad de México, con lo cual se dio por terminado el periodo musical conocido como nacionalismo mexicano. La partitura para ballet Tierra (1956) se estrenó en septiembre de 1958, pero su representación coreográfica se llevó a cabo hasta 2012, año del centenario de su nacimiento.

Con información de Secretaría de Cultura.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Cultura

Joaquín Sabina contrae matrimonio con Jimena Coronado en Madrid

Published

on

Joaquín Sabina contrajo matrimonio en la mañana de este lunes con su compañera sentimental desde hace años, Jimena Coronado, en una ceremonia íntima celebrada en el Registro Civil de la capital española, según confirmó a Efe su representante.

La ceremonia, a la que asistió su compañero y colega de profesión Joan Manuel Serrat, fue oficiada por el actual ministro español de Interior, el magistrado Fernando Grande-Marlaska, al que le une también una gran amistad.

Peruana y fotógrafa de profesión, Coronado conoció a Sabina hace más de 20 años cuando ella lo entrevistó y, desde entonces, se convirtió en su compañera inseparable en los buenos y malos momentos, como cuando el cantante sufrió recientemente una fuerte caída durante un concierto en el Wizink Center de Madrid.

Fue el pasado 12 de febrero, cuando Sabina (Úbeda, 1949) se precipitó al foso frente al escenario desde una altura aproximada de 1,70 metros, provocándose un “traumatismo de hombro izquierdo, torácico y craneoencefálico” y un “pequeño coágulo” del que fue intervenido y que le mantuvo unos días en la Unidad de Cuidados Intensivos.

“Fue más fuerte del que pensáis. Llevo hasta dos operaciones, titanio y un hematoma en la cabeza”, destacó el músico andaluz en su primera intervención pública en televisión en abril en una entrevista en la que no dudó en señalar: “No tengo la menor intención de morirme, que se muera la muerte”.

Según había trascendido en otra entrevista previa ofrecida en Argentina durante la gira del tándem artístico formado por Serrat y Sabina, este le habría pedido matrimonio a su ahora esposa el pasado mes de noviembre, cuando ella cumplía 50 años de edad.

Este es el segundo matrimonio del músico, que en 1977 se casó con Lucía Inés Correa, de la que se divorció en 1985. Seguidamente, mantuvo una larga relación con Isabel Oliart que se extendió hasta 1998, fruto de la cual nacieron sus dos hijas, Carmela y Rocío.

Con información de Noticieros Televisa https://bit.ly/3eIXolt

Comenta con Facebook

Continue Reading
Violentometro
MUJERES

Destacado

Todos los derechos reservados @ 2018 - 2020 De Luna Noticias