Connect with us

Social

Demanda CNDH a gobierno y sociedad erradicar exclusión a indígenas

Publicado

en

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) demandó al gobierno y la sociedad del país a erradicar la pobreza, exclusión, desigualdad, abusos y marginalidad que sufren los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanos del país, las cuales impiden que sus derechos constitucionales sean efectivamente vigentes y respetados.

En ocasión del Día Internacional de los Pueblos Indígenas que se conmemora el 9 de agosto, el organismo público manifestó su compromiso en favor de los derechos colectivos de más de 12 millones de personas que conforman estas comunidades (10.1 por ciento de la población total del país), y las reconoció como un “baluarte de identidad nacional, cuyos derechos fundamentales deben ser reconocidos, respetados y tutelados por las instituciones del Estado mexicano”.

De acuerdo con el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), a partir de la Encuesta Intercensal 2015 y el criterio de hogar indígena, se cuantifica una población indígena de 12 millones 25 mil 947 personas, de los cuales 7 millones 387 mil 341 son mayores de 3 años de edad que sí son hablantes de los idiomas de los pueblos originarios.

En ese contexto, la CNDH afirmó que realiza acciones tendentes a visibilizar los temas pendientes en la agenda de los pueblos originarios, relacionados con el derecho a sus tierras, territorios, recursos naturales; sus conocimientos y patrimonio cultural, entre otros.

“Se trata de elementos fundamentales para la supervivencia y desarrollo de sus culturas, identidad e integridad; que además, posibiliten no sólo revitalizar sus culturas, sino garantizar a las generaciones presentes y futuras escenarios interculturales de cooperación, convivencia armónica y pacífica, respetuosa de la diversidad”, indicó.

Las condiciones de pobreza que afectan a estos pueblos y comunidades, señaló la CNDH, “son el resultado de muchas décadas de discriminación, exclusión y marginación, aun cuando se deben considerar los avances para la protección, promoción y defensa de sus derechos, mediante la creación de instituciones, organismos y un piso legal de protección nacional e internacional”.

Durante los últimos cinco años, la CNDH ha dirigido Recomendaciones Generales a autoridades federales y estatales del país, con el propósito de coadyuvar a la creación de marcos legales y prácticas administrativas en temas que afectan los derechos humanos de los pueblos originales. Ejemplo de ello, las Recomendaciones Generales 27/2016, sobre la consulta previa de los pueblos y comunidades indígenas de la República Mexicana; la 31/2017, relacionada con la violencia obstétrica en el Sistema Nacional de Salud, y la 35/2019 sobre la protección del patrimonio cultural de los pueblos y comunidades indígenas del país.

Este Organismo Nacional promueve los derechos de los pueblos y comunidades indígenas a través de la realización de diversas acciones de promoción, como la Escuela Itinerante de Derechos Humanos de Pueblos, Comunidades Indígenas y Afromexicanas, que en los dos últimos años ha brindado servicios educativos de la materia con hablantes de 16 lenguas indígenas como Chatino, Chinanteco, Chontal, Maya, Mazateca, Mixe, Mixteco, Náhuatl, Otomí, Tepehua, Totonaco, Tojolabal, Triqui, Tzeltal, Tzotzil, Zapoteco, de diversas comunidades indígenas de 17 estados de la República, logrando la participación de 1,669 alumnos en forma presencial y 7,763 personas a través de su transmisión por Internet.

El 9 de agosto fue instituido por la ONU como Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el 23 de diciembre de 1994, en el marco del Primer Decenio de los Pueblos Indígenas, con el objetivo de propiciar la cooperación de la comunidad internacional para favorecer el bienestar, respeto de los derechos y cultura diferenciada de los pueblos y comunidades indígenas.

Actualmente existen en el mundo más de cinco mil etnias culturalmente diferenciadas, hablantes de más de cuatro mil de las siete mil lenguas que comunican al mundo. La ONU refiere que en el mundo, estos pueblos están integrados por más de 370 millones de personas que se auto adscriben como indígenas; lo que representa más del 5% de la población mundial y, lamentablemente, constituye el 15% de la población más pobre del mundo; particularmente la niñez, como lo precisa el Índice de Pobreza Multidimensional Mundial de 2018.

Con información de La Jornada.


Comenta con Facebook

Social

19 de octubre día contra el cáncer de mama

Publicado

en

Ser mujer y tener más de 40 años de edad son los principales factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama, debido a que esta enfermedad crece a expensas de un grupo de hormonas sexuales femeninas que son los estrógenos, afirmó en entrevista el jefe de la Unidad de Oncología del Hospital Juárez de México, Armando Ramírez Ramírez, en el marco del Día Mundial contra el Cáncer de Mama.

Los hombres también pueden desarrollar la enfermedad, sin embargo, es aproximadamente 100 veces más común en la población femenina, de acuerdo con el sitio Infocancer del Instituto Nacional de Cancerología.

Ramírez Ramírez indicó que todas las mujeres a partir de los 18 años deben autoexplorarse para conocer sus senos, cumpliendo los 25 años, hay que hacerse una revisión anual con el ginecólogo y de los 40 años en adelante, realizarse una mastografía cada dos años.

El especialista dijo que en el Hospital Juárez de México atienden alrededor de 300 mujeres al año por cáncer de mama, y las que tienen mayor riesgo de padecerlo son quienes tienen consumo excesivo de tabaco y alcohol, obesidad o han tenido algún familiar con algún tipo de enfermedad oncológica.

También tienen más posibilidad de desarrollar esta enfermedad las mujeres que tuvieron su primer bebé después de los 30 años, han tomado hormonas vía oral, ya sea para tener control natal o para menopausia, así como las que han tenido mayores ciclos de menstruación por empezar a una edad temprana e iniciar la menopausia después de los 55 años.

El doctor expuso que, existen cuatro etapas de este padecimiento, en la fase uno y dos se puede controlar hasta llegar a erradicarlo, en la tres y cuatro se controla para alargar la vida de la paciente.

“Anteriormente, la mayoría de las mujeres llegaban a atenderse cuando estaban en etapa tres y cuatro, en la actualidad se atienden más casos en etapa uno y dos, como resultado de la detección temprana”, indicó.

Cuando se diagnostica oportunamente, los tratamientos pueden durar desde un año y medio hasta seis años y medio, dependiendo del organismo de la persona; en cambio, en fase avanzada el tratamiento es para siempre y se puede prolongar su tiempo de vida hasta siete años.

Existen varios tratamientos contra este padecimiento: cirugía, radioterapia, quimioterapia, terapia hormonal y aplicada a los huesos, y se adapta dependiendo de la etapa en la que se encuentre el cáncer.

La mayoría de las mujeres piensa que cuando se extrae el tumor ya no hay cáncer, sin embargo, éste puede volver a aparecer, sobre todo durante los dos primeros años después del tratamiento.

Explicó que cuando se elimina, el tumor se debe hacer un chequeo cada dos meses durante los dos primeros años, luego cada cuatro meses en los siguientes dos años; en el quinto año es cada seis meses y después, revisiones anuales.

“El cáncer de mama es el más recurrente en nuestro país, pero si incrementamos la detección en etapas tempranas lo podemos curar”, finalizó.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Social

A 66 años de lograr el voto femenino, México continúa excluyendo a las mujeres

Publicado

en

La democracia en México tiene un déficit, porque a pesar de que hace 66 años se “nos reconoció [a las mujeres] como ciudadanas con el derecho al voto, se nos sigue excluyendo”, criticó Lisseth López, maestra en estudios e intervenciones feministas. Agregó que, desde los griegos, este régimen político está pensado y hecho para los hombres.

La exclusión, advirtió la experta, también ocasiona que las mujeres sean el género más perjudicado, destruido y violentado, hasta el grado de tener en promedio nueve feminicidios al día.

Durante su participación en la conferencia “La revolución feminista y la democracia”, Lisseth López agregó que son insuficientes las legislaciones para que el Estado sea garante de la protección de las mexicanas.

Por su parte, Martha Mícher –presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género del Senado de la República– indicó que la falta de reconocimiento deviene en desigualdad y en un “distanciamiento” en la respuesta del Estado para garantizar derechos y protección a las mujeres.

Para la legisladora, México es uno de los países con mayores niveles de impunidad. Por lo que invitó a la izquierda a repensar sus prioridades, porque “no queremos una democracia coja. ¿De qué nos sirven [leyes] tan bonitas, si la transformación de la cultura patriarcal no es prioritaria?”

Los feminismos son el camino a la libertad porque, según la presidenta de la Comisión de Género, “no hay democracia sin feminismo. No hay feminismo que no sea democrático porque el feminismo es libertad”.

En la conferencia, la maestra en estudios de género Lourdes Barrera aseguró que la organización feminista logrará el cambio como lo hicieron las feministas en la modernidad: “el capital organizativo en las calles y entre las personas es un músculo que no debe dejar de ejercitarse ante la emergencia”.

Aunado a la organización de mujeres, la también antropóloga afirmó que es necesario nombrar con valentía “los grandes procesos vividos” para actuar con la “contundencia que se necesita”.

Las ponentes reconocieron la importancia de los feminismos para lograr la inclusión y participación de las mujeres en espacios públicos para la toma de decisiones, porque “todo es asunto nuestro”.

Guiomar Rovira, doctora en ciencias sociales por la Universidad Autónoma Metropolitana, exhortó a repensar las formas de politizar y feministizar [llevar a la acción y no sólo feminizar] los espacios.

Con información de Contralínea.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Social

En México 2 de cada 5 personas son pobres

Publicado

en

En México, dos de cada cinco personas son pobres, dos más son vulnerables de serlo por sus bajos ingresos, y solo una no es ni pobre ni vulnerable. De acuerdo con la última medición de pobreza en el país, con datos de 2018 elaborada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en México se registraron 52.4 millones de personas pobres y 9.3 millones de ellas vivían en pobreza extrema.

Este jueves se conmemora el Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza. Desde 1993, Naciones Unidas estableció esta fecha respecto de uno de sus principales objetivos: acabar con la marginación y la exclusión económica y social de grupos que en países en desarrollo como México, son mayoritarios.

Desde 2008, México dispone de una medición con un enfoque multidimensional de la pobreza, que contempla no sólo el nivel de ingresos, sino también seis aspectos relacionados con los derechos sociales: acceso a alimentos suficientes, condiciones y calidad de espacios de la vivienda, rezago educativo, acceso a servicios básicos en la vivienda, a servicios de salud y a seguridad social.

Según las mediciones del Coneval, se considera a una persona en pobreza multidimensional al cumplir dos condiciones: “cuando no tiene garantizado el ejercicio de
al menos uno de sus derechos para el desarrollo social, y sus ingresos son insuficientes para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades”, según señala su metodología.

Según las mediciones del Coneval, se considera a una persona en pobreza multidimensional al cumplir dos condiciones: “cuando no tiene garantizado el ejercicio de
al menos uno de sus derechos para el desarrollo social, y sus ingresos son insuficientes para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades”, según señala su metodología.

Además, se vuelve pobreza extrema cuando en condición de pobreza, ni siquiera todos los ingresos que percibe bastan para satisfacer al menos sus necesidades alimentarias.

Desde la primera medición multidimensional en 2008, en México el número de personas creció de 49.5 millones a 52.4 millones en 2018. Sin embargo, en porcentaje, esa proporción en el país bajó de 44.4% a 41.9%.

“Se puede pensar que en México en estos 10 años no pasó mucho: aumentó el número de pobres y en términos de incidencia (porcentaje) bajó muy poquito. Pero la pobreza extrema, esa sí bajó, de 11% en 2008 a 7.4% en 2018, 12.3 a 9.3 millones”, aseguró Graciela Teruel, investigadora de la Universidad Iberoamericana y quien formara parte del equipo de investigadores académicos del Coneval entre 2006 y 2010.

“En términos de esta pobreza multidimensional, no ha cambiado mucho, pero sí ha mejorado mucho en términos de pobreza extrema”, lanzó.

A pesar de ello, las personas con carencia alimentaria, considerada por la investigadora prioritaria para combatir la pobreza, se elevaron en esos 10 años a 25.5 millones desde los 24.3 millones de 2008.

En el resto de las mediciones, las tendencias para la población del país fueron favorables: aumentó el acceso de las personas a servicios de salud (con programas como el Seguro Popular, con lo que pasaron de 42 a solo 20 millones de personas afectadas); mejoraron las condiciones de las viviendas y su acceso a servicios (con acciones de vivienda como las de piso firme) y se redujo el rezago educativo.

“Si bien en las demás carencias hubo una tendencia a la baja, hay que destacar que en cuestión de seguridad social sí mantenemos como país un fuerte rezago porque las otras carencias oscilan los promedios entre 15 a 20 millones de mexicanos, la de seguridad se eleva a 71.1 millones”, lamentó José Nabor Cruz Marcelo, secretario ejecutivo del Coneval.

Seguridad social y salarios, los dos mayores pendientes

Casi seis de cada diez mexicanos (más de 57%) carecen de seguridad social, un factor que contempla protección para sus beneficiarios en casos como maternidad, enfermedad, invalidez, muerte, riesgos de trabajo, y especialmente, en caso de retiro.

Condiciones como la informalidad y la precariedad laboral así como los bajos salarios condicionan el acceso de los mexicanos a la seguridad social. Para agosto de 2019, 56.3% de la población ocupada se encontraba en la informalidad, según los últimos datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi.

“Necesitamos un sistema de protección social como más integral; aquellos que no tienen acceso a un trabajo formal y que por ende están a expensas de los programas sociales que le otorga el gobierno, lo que tiene que ver con estas pensiones que otorga el gobierno que están arribita de mil pesos para los adultos mayores”, destacó Teruel.

La especialista refirió que una medida para combatir esta disparidad sería ofrecer un sistema de protección social mayor, que sea universal e independiente de si los trabajadores prestaron o no servicios de manera formal.

Y aunque la medición de la pobreza en México se enfoca en muchas necesidades que garanticen el bienestar de las personas, el nivel de ingresos sigue teniendo más peso para erradicar este mal.

“Si bien la medición multidimensional que nosotros tenemos hoy va más allá del ingreso, sí reconocemos que el ingreso sigue siendo una de las dimensiones más importantes, que es muy importante sin duda que si uno quiere abatir la pobreza, hay que mejorar las condiciones de trabajo y de ingreso de las familias para que puedan salir de forma permanente de ellas”, aseguró Teruel.

Para mejorar los ingresos de las familias, se requiere generar opciones de empleo, además de capacitación laboral para las personas. Si bien, el gobierno mexicano y los gobiernos de los estados ofrecen programas sociales de transferencias condicionadas, como becas, apoyos económicos o en especie y hasta capacitación laboral, los cuales suman más de 8 mil en todo el país en los tres niveles de gobierno según el Coneval, es necesario que haya condiciones para la generación de empleos que ofrezcan además salarios suficientes para cubrir las necesidades de la población, explicó César Armando Salazar, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

“Lo que se necesita justamente es cerrar el ciclo de esos programas, y es a través de una actividad productiva que esas personas se puedan insertar en el mercado laboral y tener un salario digno, y ocurre lo que hasta ahora.

“No tenemos políticas de fomento agropecuario, de fomento industrial, no tenemos una política económica que funcione con el fin de incentivar actividades terciarias, investigación y desarrollo, que incentive las capacidades productivas del país, se queda en el asistencialismo y no va a ir más allá”, explicó en entrevista con Forbes México.

Con información de Forbes.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo
Desfile de Catrinas

Destacado

Todos los derechos reservados @2018 De Luna Noticias

Positive SSL