Connect with us

Published

on

Los pacientes que dan positivo al coronavirus semanas después de recuperarse de COVID-19 probablemente no pueden transmitir la infección, según una investigación de Corea del Sur.

Científicos de los Centros Coreanos para el Control y la Prevención de Enfermedades estudiaron 285 supervivientes que dieron positivo al coronavirus tras aparentemente recuperarse de la enfermedad, según indicaba un resultado negativo anterior de la prueba.

No se concluyó que los pacientes que volvían a dar positivo propagaran la infección, y las muestras de virus recogidas de estos individuos no proliferaron en cultivos, lo que indica que los pacientes expulsaban partículas de virus no infecciosas o muertas.

Las conclusiones, dadas a conocer el lunes por la noche, son un dato positivo para las regiones que quieren reanudar la actividad económica a medida que más pacientes se recuperan de la pandemia que ha enfermado a más de 4 millones de personas hasta el momento.

Los datos que emergen de Corea del Sur indican que aquellos que se han recuperado de COVID-19 no presentan un riesgo a la propagación del coronavirus cuando las medidas de distanciamiento físico se relajan.

Los resultados indican que las autoridades de salud en Corea del Sur ya no considerarán que las personas que se han recuperado de la enfermedad son infecciosas.

La investigación del mes pasado mostró que las llamadas pruebas de PCR para el ácido nucleico del coronavirus no pueden distinguir entre partículas virales muertas y viables, lo que puede dar la impresión equivocada de que alguien que da positivo al virus sigue siendo infeccioso.

Las autoridades de Corea del Sur dijeron que, según los protocolos revisados, ya no se debería exigir a las personas que den negativo al virus antes de regresar al trabajo o la escuela después de haberse recuperado de la enfermedad y completar el periodo de aislamiento.

“Según los nuevos protocolos, no se requieren pruebas adicionales para los casos que han sido dados de alta tras el aislamiento”, expuso el CDC coreano en un informe.

Algunos pacientes con coronavirus han dado positivo nuevamente hasta 82 días después de infectarse. Casi todos los casos para los que se tomaron análisis de sangre tenían anticuerpos contra el virus.

Con información de El Financiero.

Comenta con Facebook

Salud

Padecimiento ligero de Covid-19 reduce posibilidades de contagio

Published

on

• Después de diez días se pueden reestablecer las actividades con los cuidados necesarios

Para retomar la convivencia normal con una persona que tuvo la COVID-19 es necesario que pasen diez días a partir de que el paciente comenzó con síntomas como dolor de cabeza, fiebre, ataque al estado general, tos, dolor de garganta y dificultad respiratoria.

“Si todo evoluciona bien, ya no hay signos y síntomas, la enfermedad no se complicó con nada, no requirió hospitalización y todo fue favorable, en diez días las probabilidades de que el paciente siga contagiando son muy bajas”, afirmó Mauricio Rodríguez Álvarez, profesor de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM y vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus.

Los lineamientos técnicos durante varios meses indicaron que esperáramos 14 días para la convivencia normal, pero estudios recientes revelaron que con diez es suficiente, sobre todo pensando en las personas que se tienen que reincorporar al trabajo. “Al personal de salud, por ejemplo, le están dando diez días si evolucionan bien y se recuperan adecuadamente”, señaló.

Si quien estuvo enfermo vive en el mismo domicilio, se debe respetar lo más posible la sana distancia; si habita en otro también procurar usar cubrebocas y mantener la higiene de manos, anotó el médico.

“Es fundamental que cuando haya un enfermo en casa todos usen cubrebocas, incluido el enfermo, y que limpien con cualquier limpiador, a una dilución normal, todas las superficies de uso común, como jaladeras y manijas de puertas, cajones y baños, llaves, barandal de la escalera, orillas de escritorios y mesas, controles remotos, computadoras y teléfonos celulares”, recomendó.

Rodríguez aseveró que, conforme el paciente se alivia y pasan los síntomas, el peligro de contagio es menor. “El riesgo no va a ser cero nunca, puede ser que haya salido del problema en casa, pero el contagio sigue en la comunidad, por eso es importante no relajar las medidas, seguir usando el cubrebocas y cuidarnos”.

Recordó que las personas que se trasladan a sus centros de trabajo tienen mayor riesgo de contagiarse, por lo cual deben cuidarse más y también a quienes tienen en casa, porque podrían llevar el contagio aunque otros familiares no salgan de la vivienda.

Sugirió estar atentos por si alguien comienza a sentirse mal en casa; de ser así, debe aislarse, suspender la convivencia familiar para no contagiar a otros, consultar al médico y no automedicarse.

Debe descansar, no involucrarse en actividades de la casa, ser atendido para que no le falte nada y no salir. De esta manera puede mejorar en diez días y evitar complicaciones y hospitalizaciones de hasta tres semanas, reiteró.

También destacó la conveniencia de evitar lugares concurridos, reunirse en espacios cerrados y subirse a elevadores con varias personas dentro. “Mantener las medidas nos ayudará también a evitar otras enfermedades y a tener conciencia. Esto no ha terminado”.

Rodríguez Álvarez aconsejó vacunarse contra la influenza –en especial los grupos vulnerables-, porque se aproxima la temporada. No obstante, es necesario esperar hasta octubre, noviembre o principios de diciembre cuando se lleva a cabo la vacunación. De igual manera, aplicarse las de neumococo y tosferina, principalmente adultos mayores y niños.

Con información de UNAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Salud

Acortar cuarentenas por Covid propagaría el virus, alerta OMS

Published

on

El director europeo de la Organización Mundial de la Salud advirtió el jueves a los gobiernos nacionales que eviten recortar los períodos de cuarentena para las personas potencialmente expuestas al coronavirus. Sin embargo, reconoció que hay “fatiga” social por la pandemia de COVID-19, lo cual está creando cada vez más resistencia pública a las medidas necesarias para controlarla.

Incluso una pequeña reducción en la duración de la cuarentena” podría tener un efecto significativo en la propagación del virus, que volvió a “tasas alarmantes de transmisión” en Europa este mes, enfatizó el doctor Hans Kluge.

Kluge insistió en que los países sólo deben reducir el período estándar de cuarentena de dos semanas si está científicamente justificado. Ofreció convocar discusiones científicas sobre el tema si fuera necesario.

La región de 53 naciones de la OMS en Europa registró más de 300,000 casos confirmados de coronavirus en la última semana y más de la mitad de los países informaron un aumento de más del 10% en los casos en las últimas dos semanas, dijo. De esos países, siete tuvieron más del doble.

Estas estadísticas deberían ser “una llamada de atención para todos nosotros”, dijo Kluge.

El funcionario pidió “coherencia regional” y dijo que la respuesta de Europa ha sido eficaz cuando ha sido “rápida y resuelta”, pero advirtió que el virus ha demostrado ser “despiadado cada vez que prevalecen el partidismo y la desinformación”.

La semana pasada, Francia redujo el tiempo de cuarentena requerido para las personas posiblemente expuestas, de 14 días a siete, diciendo que muchas personas no observaron el período completo de dos semanas de todos modos.

Katie Smallwood, un oficial superior de emergencias de salud de la OMS en Europa, dijo que su recomendación de que las personas se pongan en cuarentena durante 14 días después de una posible exposición se basa en la comprensión de la agencia sobre el período de incubación del virus y los patrones de transmisión.“Sólo revisaríamos eso sobre la base de un cambio en nuestra comprensión de la ciencia y hasta ahora ese no es el caso”, afirmó.

Smallwood agregó que varios países estaban analizando reducir sus períodos de cuarentena requeridos, una medida que no está respaldada por la OMS.

Con información de Excélsior https://www.excelsior.com.mx/global/acortar-cuarentenas-por-covid-propagaria-el-virus-alerta-oms/1406239

Comenta con Facebook

Continue Reading

Salud

Diabetes y obesidad recrudecen padecimiento de la Covid-19

Published

on

• Recomendable mantener control adecuado de peso, glucosa, presión arterial, colesterol y triglicéridos

Enfermedades como la diabetes y la obesidad tienen impacto en la severidad de la COVID-19, mas no en la posibilidad de infectarse, coincidieron en señalar especialistas del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM.

María Teresa Tusié Luna aseguró que una persona puede estar contagiada sin desarrollar la COVID-19, y quizá sin complicación alguna, aunque esto dependerá de factores genéticos, ambientales y, por supuesto, de comorbilidad (dos o más enfermedades en el individuo).

Aseveró que la posibilidad de infectarse o no, depende de condiciones demográficas, lugar de residencia, tipo de trabajo, horas de permanencia en transporte público, la cercanía con diversas personas, entre otras.

En su oportunidad, Carlos Alberto Aguilar Salinas, dijo en el programa “La UNAM Responde”, de la televisora universitaria, que en particular los adultos jóvenes de 20 a 40 años de edad que padecen obesidad y diabetes (sin saberlo), son quienes tienen mayor posibilidad de enfrentar una situación compleja.

“La obesidad favorece a una enfermedad más grave por COVID-19, debido a varios mecanismos, uno de estos es que las personas en esta condición tienen un estado inflamatorio crónico, que el paciente no lo percibe, no causa síntomas, pero en las células existe un aumento de la expresión de algunas proteínas que utiliza el virus para ingresar a los pulmones y dañarlos”, precisó.

Para María Teresa Tusié la atención temprana de estas enfermedades es vital, pues en el caso de la diabetes –considerada crónica-degenerativa–, se asocia con otras, lo cual afecta más la salud de la persona.

De acuerdo con Aguilar Salinas, director de Nutrición en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), en el país hay alrededor de 10 millones de mexicanos con esa afección y 75 por ciento de los adultos tiene sobrepeso. Además, 20 por ciento de los diabéticos comenzó con la enfermedad en su etapa de juventud.

“Esto reduce la calidad de vida, termina siendo un reto para la persona y sus familias, y ahora es un desafío extra al interactuar con el virus”.

Aguilar Salinas sostuvo que un factor de prevención de diabetes y obesidad es alimentarse sanamente y realizar ejercicio; “cada persona debe asumir la responsabilidad de su salud”.

Interacción

La diabetes y las enfermedades crónicas son la primera causa de muerte en México; una cuarta parte de los adolescentes y una tercera de los niños padecen sobrepeso, lo cual aumenta la discapacidad y la dependencia, expuso Carlos Aguilar.

“Las personas que tienen diabetes y que son jóvenes, deben tener un control adecuado de su enfermedad y acudir con sus médicos para que logren la pérdida de peso y mantener un control -a largo plazo-, de glucosa, presión arterial, niveles de colesterol y triglicéridos, que por el confinamiento muchas de ellas han dejado de acudir a sus unidades médicas y en casos extremos han suspendido los medicamentos”, refirió.

Agregó que la posibilidad de presentar diabetes por factores genéticos se incrementa de generación en generación; particularmente sucede en la población mexicana debido a que tiene un sustrato genético importante.

Con información de UNAM

Comenta con Facebook

Continue Reading
Informe

Destacado

Todos los derechos reservados @ 2018 - 2020 De Luna Noticias