Tren Maya se ha convertido en un proyecto colosal de infraestructura para Solidaridad: Laura Beristain

0 140

Tren Maya se ha convertido en un proyecto colosal de infraestructura para Solidaridad: Laura Beristain

“El Tren Maya se ha convertido en un proyecto colosal de infraestructura, proyecto que representa un potencial de desarrollo factible, sin precedentes, para todo el Sureste mexicano”, destacó Laura Beristain Navarrete al ratificar el compromiso de su gobierno con esta iniciativa impulsada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Beristain Navarrete explicó que, de acuerdo al coordinador científico del proyecto, Javier Velázquez Moctezuma, se trata de una obra mayúscula por los evidentes retos medioambientales, tecnológicos y de desarrollo social que representa ya que el trazado previsto del recorrido será de alrededor de mil 500 kilómetros, desde Palenque (Chiapas) a Cancún (Quintana Roo) pasando por Bacalar, Tulum y Playa del Carmen, para continuar hacia Valladolid, Mérida y Xpujil.

Explicó que se trata de un proyecto integral, bien estructurado, en el que se están tomando en cuenta las críticas y planteamientos de las comunidades que serán de alguna manera afectadas, para llevarlos ante el FONATUR y demás autoridades federales.

“Debemos considerar que es una obra que va a comunicar una de las regiones de más importancia cultural en el mundo. Son pocas las partes del planeta donde existe en la actualidad una región con tanta riqueza cultural como esta; región de florecimiento de la gran cultura Maya. Que no quepa la menor duda de que, en principio, se va a detonar el desarrollo económico de los principales destinos turísticos regionales de la Península”, aseveró.

La presidenta municipal fue enfática al aclarar que su gobierno avala los siete principios que sustentan el desarrollo del Tren Maya: proteger los ecosistemas y servicios ambientales que proveen, detonar el crecimiento económico, fomentar la inclusión social, preestablecer el máximo número de llaves (cuartos de hotel) por destino, promover el respeto de los pueblos originales, respetar el máximo de carga o sostenibilidad y evitar la sobre explotación.

“Los exhorto a hacer efectivos sus derechos, a expresar sus opiniones y sus ideas libremente; pero, con elevado sentido del momento histórico y con toda la prudencia que un acontecimiento como este requiere de nosotros”, concluyó la presidenta Laura Beristain.