Connect with us
QuedateEnCasa

Published

on

● Basta un pequeño jardín, un patio o un balcón para producir alimentos y caminar a la suficiencia alimentaria.

Albert Einstein aseguraba que no hay mejor oportunidad para crecer que un momento de crisis, ya que de la angustia nace la creatividad para superarla, “como el día nace de la noche oscura”.

En ese sentido, el tiempo de estar en casa es un buen momento para retomar muchas de las propuestas que se han planteado para hacer frente a otras crisis que también aquejan al planeta: como la del cambio climático y el aumento de demanda de alimentos para las generaciones futuras.

Para ello, uno podría pensar que se requiere de grandes acciones a nivel forestal o agrario, pero en realidad se puede comenzar con pequeñas cosas desde el hogar. Basta con tener un jardín o incluso un balcón.

Buscar formas de “Producción y Consumo Responsables” está considerado como uno de los objetivos de la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030 de Naciones Unidas. Propone que se fomente “el uso eficiente de los recursos y la energía, la construcción de infraestructuras que no dañen el medio ambiente, la mejora de acceso a los servicios básicos y la creación de empleos ecológicos, justamente remunerados y con buenas condiciones laborales”.

Cuba es un buen ejemplo. Tras enfrentar una crisis energética y agroalimentaria, se dio a la tarea de buscar nuevas formas de producción que dejaran de sobreexplotar la tierra, en que la misma población tuviera la oportunidad de participar generando recursos sostenibles mediante un trabajo digno y la garantía de un mejor futuro.

Recientemente, en el marco del Seminario Diálogos Ambientales en la Semarnat con el tema “La Agroecología, su desarrollo y situación actual”, el Dr. Fernando Funes Aguilar, Premio Nobel Alternativo de Agricultura, reveló gran parte de los logros del país caribeño.

Expuso el caso particular de su colega Adolfo Rodríguez Nodals, hijo de los creadores de la papaya “Maradol”, llamados María y Adolfo, cuya fusión de nombres (María-Mar y Adolfo-Adol) bautizaron este fruto que se trajo a México y se convirtió en una producción de la que hoy vive una población mexicana significativa.

Resultado de la vocación de buscar mejores opciones de producir alimentos, el investigador Rodríguez Nodals fue uno de los pioneros en la agricultura urbana, teniendo en cuenta la relación persona-cultivo-animal-medioambiente y que trajo como resultado el actual plan de soberanía alimentaria nacional.

El objetivo fue ayudar a la gente a voltear a la producción de alimentos, ya sea a pequeña escala o para autoconsumo e independientemente de que vivieran en la ciudad, por lo que se comenzaron a impulsar diversos proyectos en el perímetro urbano y con prácticas intensivas de producción.

El resultado es que quienes participan de esta agricultura urbana hoy son capaces de generar hasta 30 libras de productos agrícolas al mes, ya sea mediante cultivos en pequeñas parcelas, áreas verdes, jardines, e incluso balcones.

Y lo mejor de todo es que esta actividad no sólo se limita a la participación del campesinado, sino que personas dedicadas a la medicina, educación y de profesiones de toda índole han sumado a sus labores diarias para dedicarse un rato a la agroecología en pequeña escala.

El beneficio, además de generar bienestar y satisfacción personal al ser un productor, ha sido el de abrir la puerta al rescate de una gran variedad de productos alimenticios que corren el riesgo de desaparecer ante las prácticas de producción a gran escala y que solo dan preferencia a una especie en particular.

México cuenta con un gran potencial y riqueza milenaria, en donde la experiencia de las personas dedicadas a las pequeñas producciones locales, indígenas y campesinas se pueden aplicar y desarrollar como un primer paso a pequeña escala y que hoy tienen sus primeros frutos mediante proyectos como el impulsado por Roma Verde, en la Ciudad de México.

Para iniciar, basta con dar el primer paso: designar o buscar una pequeña área (jardinera, balcón, patio) donde tener un pequeño cultivo, el cual puede ir desde hierbas de olor como albahaca, menta, cilantro, comino o romero, por mencionar algunos, hasta tubérculos como papas, cebollas, ajos, zanahorias, e incluso frutos como fresas o chiles.

Con el paso del tiempo, esta pequeña actividad para relajarse y aprovechar el tiempo, puede convertirse en la oportunidad de generar un grado de autosuficiencia, además de aportar a la recuperación de espacios verdes tan necesarios en las grandes urbes.

Con información de Semarnat.

Comenta con Facebook

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Medio Ambiente

Publica Semarnat programa sectorial 2020-2024

Published

on

Este martes fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se aprueba el Programa Sectorial de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Promarnat) 2020-2024, elaborado por la Semarnat conforme a los ejes generales previstos en el Plan Nacional de Desarrollo, previo dictamen de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y sometido a consideración del Ejecutivo Federal.

Esta herramienta, que regirá las políticas públicas federales en materia ambiental, destaca cinco objetivos prioritarios:

Promover la conservación, protección, restauración y aprovechamiento sustentable de los ecosistemas y su biodiversidad con enfoque territorial y de derechos humanos, considerando las regiones bioculturales, a fin de mantener ecosistemas funcionales que son la base del bienestar de la población.

Fortalecer la acción climática a fin de transitar hacia una economía baja en carbono y una población, ecosistemas, sistemas productivos e infraestructura estratégica resilientes, con el apoyo de los conocimientos científicos, tradicionales y tecnológicos disponibles.

Promover al agua como pilar de bienestar, manejada por instituciones transparentes, confiables, eficientes y eficaces que velen por un medio ambiente sano y donde una sociedad participativa se involucre en su gestión.

Promover un entorno libre de contaminación del agua, el aire y el suelo que contribuya al ejercicio pleno del derecho a un medio ambiente sano.

Fortalecer la gobernanza ambiental, a través de la participación ciudadana libre, efectiva, significativa y corresponsable en las decisiones de política pública, asegurando el acceso a la justicia ambiental con enfoque territorial y de derechos humanos y promoviendo la educación y cultura ambientalP

El Promarnat es de observancia obligatoria para las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, en el ámbito de sus respectivas competencias.

Con información de A Barlovento informa https://bit.ly/2Z9Tahe

Comenta con Facebook

Continue Reading

Medio Ambiente

Luchan tortugas marinas contra el sargazo en Mahahual

Published

on

El sargazo que arriba a las costas de Mahahual esta afectando gravemente a las tortugas marinas que llegan a depositar sus huevos a alguna zona segura de las playas. La organización ambientalista Proyecto Aak Mahahual, publicó un video a través de su cuenta de Facebook, del momento exacto que una tortuga marina lucha para cruzar la barrera de sargazo y poder llegar a la zona de playas y depositar sus huevos.

Voluntarios de la organización detallaron que algunas veces las tortugas no logran sortear el amontonamiento de sargazo y tienen regresar al mar para poder buscar otro lugar seguro para anidar; dicha lucha contra el alga marina puede durar hasta 30 minutos, cuando antes lo podían hacer en cuestión de minutos.

Roberto Herrera, especialista en la Conservación de la Tortuga del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) campus Chetumal, comentó que el sargazo es una de las causas por las que ha disminuido casi a la mitad la anidación de tortugas, a ello se le suma la depredación humana con el robo de huevos.

Con información de Quadratín Quintana Roo

Comenta con Facebook

Continue Reading

Medio Ambiente

Alertan sobre daños en la Laguna de Bacalar

Published

on

• Sus siete tonalidades de azul se tornan verdosas y cafés: Luisa Falcón Álvarez, del Instituto de Ecología de la UNAM
• Extenso cuerpo de agua dulce de la península de Yucatán que alberga al arrecife de bacterias más grande del mundo

Actividades turísticas y desechos de la agricultura provocan que la Laguna de Bacalar, mejor conocida como laguna de los siete colores, en Quintana Roo, pierda su esplendor, revela un estudio de Luisa Falcón Álvarez, del Instituto de Ecología (IE) de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“Es un tesoro del planeta que no hemos sabido cuidar; el turismo desordenado y la falta de tratamiento de aguas residuales están acabando con el arrecife bacteriano de agua dulce más grande del mundo”, advirtió.

Su arena blanca y los diferentes gradientes de profundidad le otorgan siete tonalidades de azul, que han empezado a desaparecer de manera recurrente y se transforman en una coloración verdosa y café, señaló la universitaria.

La experta y su equipo han trabajado década y media en la zona, que en los últimos años pasó de recibir decenas de visitantes al año a más de 140 mil; ese incremento se registró desde la llegada del sargazo al Caribe mexicano, que ha ahuyentado a los turistas a otros sitios, como Laguna de Bacalar. “Entonces se improvisaron hoteles y aparecieron servicios de la noche a la mañana, inadecuados y sin regulación”, dijo.

Desde hace un trienio la ocupación hotelera es mayor al 85 por ciento durante todo el año, lo que ha acelerado el deterioro del entorno.

“El problema se agudiza porque esta laguna es parte de la cuenca hidrológica, que constituye un corredor transversal costero de flujo de aguas superficiales y subterráneas que conecta al Caribe con otros cuerpos de agua, y ahora se vierten grandes cantidades de nitrógeno y fósforo que favorecen el crecimiento del plancton, lo que ha derivado en el cambio de coloración”, explicó.

Los asentamientos humanos no planificados (sin tratamiento de aguas residuales), el aumento de residuos (hoy se detecta materia orgánica humana en la laguna), los basureros a cielo abierto y los fertilizantes utilizados en cultivos de la región, son los principales responsables, afirmó.

Sitio único

Además de ser el cuerpo de agua dulce de mayor tamaño de la península de Yucatán, Bacalar alberga al arrecife de bacterias de agua dulce más grande del mundo, por lo que el equipo de Falcón Álvarez estudia los cambios en la diversidad de estas comunidades, conocidas como microbialitos.

Desde hace 15 años, la investigadora ha revisado la salud de las comunidades microbianas que forman arrecifes hechos por bacterias, que viven desde hace nueve mil años en la zona.

“No trabajamos con calidad del agua, sino con ecología microbiana, y nos llamó la atención que en una Semana Santa hubo tal cantidad de visitas, que las lanchas se estacionaron sobre los microbialitos (que se forman por acción de las bacterias), rompiendo su parte viva”, recordó.

Se trata, dijo, de sitios muy frágiles, que durante el confinamiento provocado por la pandemia de COVID-19 comenzaron a recuperarse, pero no es suficiente porque este tipo de comunidades tarda décadas en hacerlo.

Actualmente, los universitarios trabajan con la Secretaría del Medio Ambiente para determinar qué zonas deben ser consideradas núcleo de conservación, en cuáles no debe haber visitas, cuáles deben tener un control muy estricto de acceso y cuáles se consideran perdidas.

“Cuando comenzamos a trabajar, el Canal Pirata tenía arrecifes de microbialitos y manglar, ahora es sólo una barra de sedimento; las lanchas que llegan y el movimiento de la gente han acabado con este sitio al provocar su erosión”.

La experta subrayó que el progreso económico y social no debe estar peleado con la conservación del entorno, pero debe reconocerse que hay sitios valiosos por los servicios ecosistémicos que brindan, como la filtración de agua, producción de oxígeno, biodiversidad y captura de carbono.

Finalmente, indicó que si el medio ambiente se enferma, los humanos estaremos en contacto con millones de virus y bacterias, la mayoría de ellos inofensivos, “pero alguno no lo será tanto y un ejemplo es la pandemia por SARS-CoV-2, que se asocia al tráfico ilegal de especies silvestres. Debemos aprender que no estamos separados de la salud de las comunidades ni de los ecosistemas, y que la mejor vacuna es la conservación y el desarrollo sostenible”.

Con información de UNAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading
Violentometro
MUJERES

Destacado

Todos los derechos reservados @ 2018 - 2020 De Luna Noticias