Connect with us

Published

on

El Mar de Cortés, también llamado Golfo de California, ubicado entre la parte continental de México y la península de Baja California, es uno de los mares con mayor diversidad biológica de la Tierra. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), es hogar de más de 900 especies de peces y alberga una amplia variedad de animales endémicos. Una de esas especies endémicas es la vaquita marina (Phocoena sinus), el cetáceo más pequeño del mundo (hasta 1,4 metros de largo).

La vaquita es también el cetáceo en peligro de extinción más amenazado del mundo: Los investigadores estiman que quedan entre seis y 22, pero muy probablemente no más de 10.

En marzo pasado, la Armada Mexicana sacó otro espécimen muerto del agua.

“No creo que podamos salvar a la vaquita”, dice Francisco Gómez Díaz, director ejecutivo del Museo de Ciencias Marinas y Ballenas de Baja California Sur, quien durante años ha luchado para salvar a la especie de la extinción en la región del Alto Golfo donde viven los últimos ejemplares.

Pero Gómez Díaz y su equipo se han visto obligados recientemente a abandonar la zona. “Trabajar en la conservación de la vaquita se ha convertido en un peligro”, dice el director. “El crimen organizado ha superado a las autoridades, y el gobierno federal no puede garantizar nuestra seguridad.” La región del Alto Golfo de México ha pasado de ser una zona rural pacífica de pueblos pesqueros, a ser una zona de conflicto entre los pescadores clandestinos y las autoridades mexicanas, lo que complica aún más el panorama de salvación de la especie.

Víctimas de la caza incidental

Desde 1966 la vaquita marina fue incluida en la lista de especies en peligro de extinción crítico por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Dado que comparte hábitat con la totoaba, una especie de pez cuya vejiga es utilizada en la medicina tradicional china, en ocasiones la vaquita marina cae en las redes de pesca destinadas a totoabas. Cabe mencionar que la pesca de totoabas continúa a pesar de ser ilegal según la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

En mayo de 2015, el gobierno mexicano prohibió todas las redes de pesca en la zona donde viven las últimas vaquitas, y estableció un refugio marino para la especie como plan de rescate. El gobierno compensó a los pescadores afectados por sus pérdidas financieras. Sin embargo, con la entrada del nuevo gobierno el pasado mes de diciembre, el apoyo financiero ha tardado en llegar, y muchos de ellos han tomado cartas en el asunto por cuenta propia.

“En este momento, tanto pescadores legales como ilegales están trabajando en el Alto Golfo, dentro y fuera de la zona de veda”, dice Jorge Urban Ramírez, biólogo marino de la Universidad Autónoma de Baja California Sur en La Paz. Desde 2015, la población de vaquitas se ha reducido cada año aproximadamente a la mitad.

Una reserva marina es insuficiente

Lejos de salvar a la especie, la prohibición ha propiciado el comercio ilegal y rentable con totoabas. En pocas palabras, esta medida ha devastado la región y sus comunidades: “La situación es peor que nunca, hay pescadores ilegales en todas partes”, dice Lorenzo Rojas-Bracho, de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas en Ensenada, uno de los líderes en la conservación de la vaquita. “Ya no hay gobierno en el Alto Golfo. El crimen organizado de China y México se ha apoderado de todas las pesquerías”.

De acuerdo con la ONG Earth League International, la vejiga de la totoaba vale entre 20,000 y 80,000 dólares por kilogramo en el mercado negro chino.

A finales de marzo la situación se descontroló: los marines mexicanos capturaron a un pescador ilegal y el incidente derivó en un tiroteo. Dos pescadores resultaron heridos y decenas de pescadores furiosos invadieron la ciudad de San Felipe, incendiando edificios, barcos y vehículos del gobierno mientras exigían justicia por el tiroteo.

Dos puntos de vista

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de México, los conservacionistas esperaban que el gobierno de izquierda finalmente tomara medidas para implementar la prohibición de la pesca en el refugio de la vaquita. Hace unos meses, el gobierno publicó su programa “Iniciativa para la Sostenibilidad en el Norte del Golfo de California” que, entre otras cosas, promete combatir la pesca y el tráfico de totoaba, así como apoyar a las comunidades locales con prácticas de pesca responsables y sostenibles. Según Urban Ramírez, son solo intenciones pues el gobierno no dice cuándo ni cómo lo hará.

Por su parte, Rojas-Bracho mantiene la esperanza: desde un punto de vista meramente científico, la especie todavía puede ser salvada, dice. “Todos los animales (muertos) que hemos recuperado de las redes pesqueras estaban sanos y tenían el estómago lleno”. Aunque quedan tan pocos animales, el material genético sigue en buenas condiciones, es cuestión de dejar de matarla.

Con información de Forbes.


Comenta con Facebook

Medio Ambiente

Se deteriora la salud de la segunda barrera de coral más grande del mundo

Published

on

El Sistema Arrecifal Mesoamericano vive tiempos difíciles. La contaminación —provocada, entre otras cosas, por las aguas residuales—, la sobrepesca de especies vitales para su conservación y enfermedades como el ‘Síndrome Blanco’ son algunos de los factores que están causando estragos en la salud de la segunda barrera de coral más grande del planeta.

Un reciente estudio de la organización Healthy Reefs, presentado el pasado 13 de febrero —en el que monitorearon 286 sitios en México, Guatemala, Belice y Honduras—, muestra que por primera vez en 12 años el índice de salud del Sistema Arrecifal Mesoamericano disminuyó.

Desde el 2006, esta organización realiza un monitoreo de este sistema de arrecifes en los cuatro países que albergan esta barrera de coral. Los resultados de las muestreos realizados a lo largo de 2018, que se incluyen en el reciente informe, detallan que si en 2016 el índice de salud del arrecife era de 2.8, ahora bajó a 2.5.

De los 286 sitios que se monitorearon en 2018, se encontró que el 46 % de ellos presentan condiciones críticas en cuanto a la salud del arrecife; un porcentaje mayor al 37 % que se registró en 2016. Los lugares que se encuentran en buenas condiciones representan el 8 %.

La situación del Sistema Arrecifal Mesoamericano —destaca Mélina Soto, coordinadora en México de Healthy Reefs— muestra que “la mayor amenaza del mar es lo que estamos haciendo desde la tierra”.

Honduras es el país en donde se registró la mayor caída en el índice, al pasar de 3.0 a 2.5, sobre todo porque se documentó una disminución dramática en la presencia de herbívoros con importancia comercial: se encontraron casi la mitad de las poblaciones registradas en la muestra anterior.

Belice fue el único país en donde la salud del arrecife mejoró. Esta situación podría cambiar, sobre todo porque en julio del 2019, en el norte de la nación centroamericana, se registró la presencia de la enfermedad del ‘Síndrome Blanco’ que provoca la muerte de corales.

En México y Guatemala no se dieron cambios, la situación de los arrecifes en esas naciones continúa entre “regular” y “mala”, respectivamente, de acuerdo con los resultados del Reporte de Salud sobre el Sistema Arrecifal Mesoamericano, trabajo en el que participaron 82 personas de 26 organizaciones de los cuatro países y en el que se señala que, si se implementan diversas acciones, la situación de esta barrera de coral puede mejorar.

Para determinar el Índice de Salud del Arrecife —explica Melina Soto, de Healthy Reefs— se toman en cuenta datos relacionados a la cobertura de coral vivo, la presencia de macroalgas que afectan a los corales, la biomasa de peces de importancia comercial (pargos y meros) y de peces herbívoros (peces loro y cirujano), ya que la presencia de estas especies son un termómetro de la salud del ecosistema.

A finales de 2014 fue cuando, por primera vez, se detectó la presencia de una enfermedad conocida como ‘Síndrome Blanco’ en los corales localizados en las costas de Florida, Estados Unidos.

Esta enfermedad, que mata a los corales en tan solo unas semanas, llegó a los arrecifes de Quintana Roo, en México, en julio de 2018. Para principios de 2020, el Síndrome Blanco afectaba el caribe mexicano y la zona norte de Belice.

Hasta ahora se desconoce cuál es el agente biológico que produce esta enfermedad, pero se infiere que podrían ser las bacterias u otros patógenos que están llegando al mar por la descarga de aguas negras, explica Baruch Figueroa Zavala, coordinador del Programa de Ecosistemas Costeros del Centro Ecológico Akumal.

En México, el problema del ‘Síndrome Blanco’ es grave: en un año, la enfermedad se ha propagado a lo largo de los 450 kilómetros de la costa del Caribe mexicano; las zonas más críticas se encuentran al norte de Quintana Roo. «En un año se murió la misma cantidad de coral que se había muerto en diez años», destaca Figueroa Zavala.

Este síndrome ya mató a poco más del 30 % de unas 22 especies de coral; incluyendo aquellas que se distinguen por ser las principales constructoras de arrecifes, se detalla en el informe de Healthy Reefs.

Entre las especies de coral que se encuentran en gran riesgo por esta enfermedad está el Dendrogyra cylindrus; en el informe se resalta que 90 % de los corales pilares de esta especie han desaparecido, llevándolos al borde de la extinción local.

Esta nueva enfermedad, destaca el informe, “requiere medidas urgentes para reducir los factores de estrés, adoptar mejores prácticas de manejo y explorar técnicas innovadoras de rescate”.

Por ahora, más de 50 instituciones —sobre todo organizaciones no gubernamentales— realizan acciones para disminuir los efectos de la enfermedad, entre ellas el monitoreo de los arrecifes, el rescate de fragmento de coral y de gametos de especies altamente amenazadas.

Situación del arrecife por país

En el estudio se destaca la situación de los arrecifes en cada uno de los cuatro países que forman parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano.

En México, en donde se monitorearon 100 sitios, los resultados muestran que el índice de salud de los arrecifes se mantiene como “regular”, sobre todo porque existe una constante disminución de peces comerciales, como el mero y el pargo, además que se registró una alta presencia de macroalgas.

La cobertura de coral vivo mostró un ligero aumento de 1 %, comparado con 2016. Sin embargo, 16 % del muestreo se realizó antes de la llegada del Síndrome Blanco al arrecife del país, por lo que ahora “es muy probable que la cobertura sea baja”, señala Mélina Soto, coordinadora en México de Healthy Reefs.

El que México no haya bajado más en el índice de salud de los arrecifes, apunta Mélina Soto, es gracias a que en Cozumel todavía se encuentran lugares con una cobertura de coral vivo que va de regular a buena. En esta zona también se registró un incrementó en la presencia de peces herbívoros, vitales para la conservación de los arrecifes, ya que se alimentan de las macroalgas que afectan a los corales.

Se espera que en los próximos años, las poblaciones de peces herbívoros aumenten en otras áreas del Caribe mexicano, después de que en noviembre de 2019, el gobierno mexicano incluyó a diez diferentes tipos de peces loro en la categoría de Protección especial.

Fuera de Cozumel, la situación es grave. Y un ejemplo de lo que ocurre con los arrecifes que está en el caribe mexicano se puede observar en zonas como Akumal, lugar en donde 60 % de los corales ya se perdieron, señala Figueroa Zavala. Si hace 40 años, 50 % de la zona estaba cubierta por coral y solo en el 12 % había presencia de algas, hoy lo que más se encuentra en el área son macroalgas.

La pérdida de coral también está impactando a otras especies. Figueroa Zavala explica que se están perdiendo peces mariposa, el mero rayado y el pargo cubera.

Mélina Soto, de Healthy Reefs, resalta que en México se observó un incremento de las zonas con cobertura de macroalgas, cuya presencia y proliferación es consecuencia, en gran medida, de los nutrientes que entran al mar por el inadecuado tratamiento de las aguas residuales.

Para salvar a los arrecifes del caribe mexicano, “gracias a los cuales se tienen las playas de arena blanca y son base fundamental de la actividad turística de la región”, es necesario contar con plantas de tratamiento de aguas residuales adecuadas, tener una mejora regulatoria sobre contaminantes marinos y un mayor involucramiento del sector público y del sector privado, resalta Mélina Soto.

En Honduras, en donde se monitorearon 73 lugares, se registró una dramática caída de los sitios en donde el arrecife tiene una “buena salud”. Si en 2016, el 20 % de los lugares tenían esta condición, en el último muestreo el porcentaje disminuyó a 4 %. Además, los sitios críticos aumentaron del 6 % al 15 %.

Estos malos resultados en Honduras se deben a que bajó “de manera significativa” la biomasa de peces comerciales y herbívoros. Esta nación es la única de la región mesoamericana en donde los peces loro no tienen ninguna protección.

Guatemala es el país que presenta el índice más bajo en cuanto a la salud de sus arrecifes. Esto se debe, sobre todo, a que en la mayoría de los diez sitios que se monitorearon disminuyó la cobertura de coral; además, se encontró una baja biomasa de peces comerciales, lo cual puede ser resultado del uso de artes de pesca no sostenibles, vigilancia deficiente y falta de zonas de recuperación, se señala en el estudio.

El muestreo registró que la presencia de peces herbívoros se duplicó en los arrecifes de Guatemala, después de que el país decretó su protección en 2015, aunque estas poblaciones continúan en estado “crítico”.

De las cuatro naciones, la única en donde se registraron mejoras en la salud del arrecife fue Belice. Ahí se monitorearon 104 lugares; en buena parte de ellos se observó un incremento en la presencia de peces herbívoros y una ligera disminución de las macroalgas. Desde 2009, Belice protege a los peces loro.

Acciones urgentes

En el estudio sobre la salud del Sistema Arrecifal Mesoamericano se señala que “dado el alarmante incremento de las amenazas del cambio climático a los arrecifes de coral, se necesitan acciones urgentes para reducir el CO2 y otros factores de estrés”.

Mélina Soto, coordinadora en México de Healthy Reefs, explica que entre las acciones que se proponen están el crear más zonas de recuperación pesquera que abarquen el 20 % del mar territorial; además de fortalecer la aplicación de las normas pesqueras y la vigilancia para que se cumpla la protección a los manglares y los planes de manejo de zonas costeras.

En toda la región, se destaca en el informe, se debe mejorar el tratamiento de las aguas residuales, ya que estás propician la proliferación de algas y reducen la supervivencia de los corales, porque evitan el asentamiento larval y compiten por espacio.

El crecimiento excesivo de algas, se resalta, “está relacionado con poblaciones bajas de herbívoros y contaminación de nutrientes, debido al ineficiente manejo de las aguas residuales y las actividades agrícolas insostenibles”.

A Guatemala se le recomienda extender la veda de peces loro, la cual expira este año. Honduras, por su parte, necesita mejorar la aplicación de las regulaciones en las Islas de la Bahía y proteger a los herbívoros en toda la costa del país.

México y Guatemala deben ratificar el Protocolo de Fuentes Terrestres de Contaminación Marina de la Convención de Cartagena, el cual establece límites más estrictos para la descarga de aguas residuales en áreas cercanas a los arrecifes de coral.

El estudio también reconoce los esfuerzos que diversos actores realizan para restaurar este ecosistema, sin embargo, señala que estas acciones “necesitan aplicarse a mayor escala”.

Entre las estrategias que se han puesto en marcha para restaurar este ecosistema está la reintroducción del cangrejo rey del Caribe (Maguimithrax spinosissimus) y del erizo Diadema antillarum, ambas especies —como los peces loro y el cirujano— se alimentan de las macroalgas que afectan a los corales.

El estudio advierte que si bien “los arrecifes han existido por milenios. Sin agua limpia y abundantes peces, podrían no sobrevivir este siglo”.

Artículo publicado por Animal Político.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Medio Ambiente

Protección, trato digno y erradicación del maltrato animal en Quintana Roo

Published

on

Por primera vez Quintana Roo contará con una Guía para la Toma de Decisiones ante la Muerte o Caso de Maltrato Animal www.masscoti.com/ibanqroo

La Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), a través del Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas (IBANQROO) es la encargada de brindar seguimiento al Consejo Consultivo Ciudadano para la Atención y Bienestar Animal del Gobierno de Quintana Roo , el cual continúa trabajando para fortalecer la protección, el trato digno y la erradicación del maltrato hacia los animales.

Ambas instituciones trabajan en conjunto para el impulso de acciones y propuestas encaminadas a fomentar la protección y trato digno de los animales, informar y sensibilizar a la comunidad con la finalidad de contribuir a la prevención de delitos y a la tenencia responsable, expresó el secretario de Ecología y Medio Ambiente Alfredo Arellano Guillermo durante la presentación del micrositio www.masscoti.com/ibanqroo.

Este tipo de instrumentos se realiza por primera vez en Quintana Roo. La población ahora podrá tener conocimiento específico, sobre la forma en la que deben actuar o que pasos seguir para interponer una denuncia por casos del maltrato animal.

Se beneficiarán 1 millón 501 mil habitantes del Estado (INEGI 2018), mediante la concienciación para la protección y bienestar de los animales.

El micrositio en materia de bienestar animal contiene información referente a instrumentos legales, apartado de adopciones, directorio de actores colaborativos, eventos y materiales educativos y de difusión.

La guía brinda información detallada para la toma de decisiones ante la muerte o caso de maltrato animal, por sospecha de acción humana y su cadena de custodia para denunciar ante las autoridades, muestra paso a paso los puntos a seguir.

Elvira Carvajal Hinojosa directora de IBANQROO especificó que, la guía se realizó de manera coordinada con la Fiscalía General del Estado, el Fondo Internacional para el Bienestar Animal y la Asociación Civil Cocos Bienestar Animal, en seguimiento al convenio de colaboración entre la SEMA asistida por el IBANQROO con la empresa Masscoti S.A. de C.V., y se construyó el Micrositio en materia de bienestar animal.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Medio Ambiente

Estados deberán monitorear su calidad del aire cada hora

Published

on

Mañana entra en vigor a nivel nacional la Norma Oficial Mexicana 172, con la cual se obliga a monitorear la calidad del aire cada hora.

Este martes, entrará en vigor, a nivel nacional, la Norma Oficial Mexicana 172 que incluye la creación del Índice de Calidad del Aire y Riesgos a la Salud, con ella, todos los estados deberán monitorear la calidad del aire.

Este nuevo índice será independiente a otros existentes en diferentes zonas del país, como el caso del Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (Imeca), sin embargo, los gobiernos tendrán unos meses para homologar los criterios de información.

María Amparo Martínez, directora general del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, comentó que en el país existen 242 estaciones de monitoreo ambiental, de las cuales, 172 son automáticas y 70 manuales, en tanto, solo dos estados, Quintana Roo y Baja California Sur, no cuentan con estaciones de monitoreo.

La nueva norma establece un semáforo que indica el nivel de contaminación en las diferentes ciudades, por ejemplo, el verde indicará un nivel bajo; el amarillo moderado; el naranja una mala calidad, roja, muy mala; y morada significará extremadamente mala.

La publicación de información del monitoreo del aire se deberá hacer cada hora y todos los días. El nuevo índice medirá las partículas PM10, PM25, ozono, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y monoxido de carbono.

Con información de ADN 40.

Comenta con Facebook

Continue Reading
GEAVIG

Destacado

Todos los derechos reservados @ 2018 - 2020 De Luna Noticias