Más de 8 millones de latinos en EU ya emitieron su voto

0 60

Más de 8 millones de latinos en EU ya emitieron su voto. Por primera vez los latinos son la minoría más numerosa del electorado de Estados Unidos y se espera que al menos 14.6 millones de hispanos emitan su voto en estas elecciones.

Antes de que amaneciera en la jornada electoral del martes, cerca de 8.2 millones de latinos habían votado en unos comicios en los que esta comunidad se juega mucho y en los que se espera una participación récord.

Según datos de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos y Designados (NALEO), más de la mitad de los votantes latinos cuya participación se espera en estos comicios había sufragado por correo o de manera anticipada, superando así ampliamente las cifras de 2016.

Esta organización, que junto con Latino Decisions ha hecho un seguimiento semanal de los votantes hispanos, indicó que del total proyectado de 14.6 millones de votantes latinos, más de 8.2 millones, o el 56.4 %, depositaron sus sufragios personalmente o los remitieron por correo.

En la elección nacional de 2016 participaron 12.68 millones de votantes latinos, de los cuales 3.7 millones, esto es el 29.5 %, emitió su sufragio antes del día de la elección.

Esta cita electoral está marcada por la incidencia de la pandemia del coronavirus, que ha contagiado a más de 9.1 millones de personas y matado a más 230,000 solo en EU, según datos oficiales, lo que ha llevado a muchos votantes a optar por el voto por correo o anticipado para evitar las aglomeraciones previstas para este martes.

“Esta elección, con toda su dinámica sin precedentes, parece haber introducido una urgencia peculiar de participar en nuestra democracia”, señaló el director ejecutivo de NALEO, Arturo Vargas. “Al igual que la población en general, los latinos se han volcado al voto temprano en cifras sin precedentes”.

Los latinos, junto con los afroamericanos e indígenas norteamericanos, se cuentan entre los sectores de población más afectados por la pandemia de la covid-19 al tiempo que muchos de ellos, que son considerados “trabajadores esenciales” para el país y están más expuestos al contagio, carecen de seguro médico.

Diversos grupos latinos estiman que hay en el país unos 32 millones de hispanos habilitados para votar, pero la concurrencia real ha rondado históricamente el 50 % de estos votantes. Los latinos conforman ahora la minoría más numerosa del país y su voto puede determinar el resultado en algunos de los estados más disputados en la contienda presidencial.

Las encuestas a nivel nacional indican que el candidato demócrata Joe Biden lleva una ventaja de unos 10 puntos sobre el presidente Donald Trump, diferencia que se va a los 40 puntos entre los latinos, pero esa brecha no es pareja en todos los estados.

Para asegurarse la reelección, Trump necesita mantener en su haber algunos de los estados donde ganó en 2016 y donde el voto latino puede ser decisivo, como Arizona, Florida y Texas, y donde los hispanos han votado republicano en mayor número.

En estos estados, los dos candidatos aparecen en muchas encuestas en un empate técnico y Trump necesita imperiosamente ganar en Florida y Texas para mantener vivas sus esperanzas de reeditar la sorpresa de 2016, por lo que el voto latino, muy numeroso en estas regiones, se presenta fundamental.

La presidente de la Liga de Ciudadanos Latino Estadounidenses Unidos (LULAC), Sindy Benavídes, recordó que se cumple un siglo desde que el voto se extendió a las mujeres en EU y añadió que “necesitamos que todas las latinas habilitadas para votar, lo hagan”.

“Nuestras mujeres, ‘el corazón de la familia’, son lo que este país necesita para lograr el balance y la paz en todos los niveles de nuestro gobierno”, añadió.

Aunque el voto temprano, emitido por más de 100 millones de ciudadanos, alcanzó este año a cifras sin precedentes, el Southern Poverty Law Center (SPLC) advirtió en un comunicado que hay unos 23 millones de boletas distribuidas para el sufragio por correo que no han sido remitidas todavía a las autoridades electorales, lo que puede marcar el resultado final si estas boletas no llegan a tiempo.

“Al comenzar el último día para la votación en persona instamos a los votantes que no han remitido sus boletas a que las depositen en los buzones oficiales donde estén disponibles, o personalmente en los colegios electorales”, dijo Seth Levi, jefe de estrategia de SPLC.

El candidato demócrata al Senado, el congresista Ben Ray Luján, y las representantes Xochitl Torres, Deb Haland y Teresa Leger Fernández, también instaron a los votantes latinos a que ejerzan su derecho al voto, enfatizando la importancia de esta elección en una tertulia telefónica abierta al público.

“Es tanto y tanto lo que está en juego”, dijo el congresista Ray Luján. “Por eso estaré contactando a votantes en todo Nuevo México urgiéndoles a que hagan sus planes para votar y alienten a sus amigos y familiares para que lo hagan. Participando unidos en la votación podemos hacer una diferencia real”.

En juego está para muchos activistas y defensores de los derechos de los inmigrantes acabar con las duras políticas migratorias del presidente Donald Trump, que ha limitado el acceso al asilo, la inmigración legal y la posibilidad de beneficiarse de ayudas sociales y económicas a las personas de bajos recursos.

Los latinos serán por primera vez la minoría más numerosa del electorado de Estados Unidos y se espera que al menos 14.6 millones de hispanos voten en estas elecciones, un aumento del 15 % en relación a las presidenciales de 2016 en un crecimiento que ha traído una diversidad sin precedentes al país.

“(El voto latino) Es fundamental pero no es monolítico”, dijo a Efe Frank Mora, profesor de política en la Universidad Internacional de Florida.

“Según las encuestas el candidato presidencial demócrata Joe Biden tiene el 65 % del voto latino y el presidente Donald Trump tiene un 28 %”, añadió Mora. “La diferencia en relación con la elección de 2016 es que este año los latinos salen a votar en gran número, algo no visto hace cuatro años”.

Según el Centro Pew, en las elecciones de este martes los latinos son el 13.3 % de los ciudadanos habilitados para votar, superando a los afroamericanos que son el 12.5 %, y a los asiáticos que son el 4.7 %. La mayoría blanca ha disminuido de un 76.4 % en 2000 a un 66.7 % este año.

PESO CRECIENTE

La influencia latina ha ido creciendo tras cada paso por las urnas, si en 2008 votaron 9.7 millones, en 2012 fueron 11.1 y cuatro años más tarde esa cifra aumentó a 12.6 millones, y cuando se cierren los centros de votación este martes se calcula que 14.6 millones de hispanos habrán ejercido su derecho al voto.

Sin embargo, la participación de los latinos ha ido cayendo, al pasar del 49.9 % en 2008 al 48 % en 2012 y al 47.6 % en las pasadas elecciones presidenciales, cuando la demócrata, Hillary Clinton, no logró conectar con este electorado y perdió ante el actual presidente, Donald Trump, según datos de Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados (NALEO).

Pero este año puede ser diferente, pues en las pasadas elecciones de medio término, celebradas en 2018, la participación latina aumentó en 13 y 9 puntos porcentuales respecto a las de 2014 y 2010, en un hecho que, según analistas, supuso un reflejo del rechazo a las políticas de Trump.

Por décadas el así llamado “voto latino” tuvo tres rostros de origen y una distribución geográfica definidos: cubanos en Florida, puertorriqueños en Nueva York y mexicanos en el sudoeste.

Pero los orígenes de esta minoría se han diversificado en casi dos décadas de inmigración desde Venezuela, Colombia, Nicaragua, República Dominicana, Guatemala, El Salvador y Honduras, con contingentes menores de Argentina, Brasil, Perú, Bolivia y Ecuador.

El 61.9 % de los latinos son mexicanos, el 9.7 % son puertorriqueños, los cubanos son el 4 %, y los salvadoreños son el 3.9 %, con el resto de procedencia del resto de América Latina y el Caribe.

“Hay una gran diferencia entre el voto cubano estadounidense y el voto puertorriqueño”, señaló Mora, quien fuera subsecretario adjunto de Defensa para el Hemisferio Occidental entre 2009 y 2013. “O entre el voto principalmente mexicanoestadounidense del sudoeste y el voto de los venezolanos o los centroamericanos”.

“Pero, a pesar de ello, hay temas fundamentales para los latinos”, añadió. “El seguro médico, la pandemia, la desigualdad en el acceso a la vivienda son los asuntos que más preocupan a los votantes de esta comunidad”.

La propaganda de la campaña de Trump dirigida a los votantes latinos “se sustenta en una manipulación de las emociones, sembrando miedo al ‘comunismo’ lo cual puede tener resonancia para los cubanos, venezolanos y nicaragüenses que han salido de su país escapando de dictaduras”, señaló Mora.

VOTO CRUCIAL

Teniendo en cuenta que la elección presidencial no se decide por el voto directo de los ciudadanos, sino en un Colegio Electoral compuesto por representaciones de los estados, el voto latino puede resultar decisivo en algunos de los estados que aparecen como más disputados en esta campaña, especialmente en Florida, Arizona y Pennsylvania.

“El voto latino es crucial en estados donde las elecciones son reñidas y se deciden por un punto porcentual o menos”, señaló Mora.

Cinco estados albergan a la mayoría de los votantes latinos: California (7.9 millones), Texas (5.6), Florida (3.1), Nueva York (2.0) y Arizona (1.2), y aproximadamente 1 de cada 10 personas elegibles para votar son inmigrantes, según el Centro Pew.

Estas cifras llevan a que los latinos sea más del 25 % de los ciudadanos habilitados para votar en California, Nuevo México, Texas, Florida y Nueva Jersey, y representan entre el 15 % y el 25 % de posibles votantes en Nevada, Arizona, Colorado, Illinois y Nueva York.

Y también son del 10 % al 15 % del electorado en Washington, Oregón, Idaho, Utah, Wyoming, Nebraska, Kansas, Oklahoma, Georgia, Virginia, Maryland, Pennsylvania, Connecticut y Massachusetts, según Pew.

Pero las cifras de población no se traducen exactamente en el número de votantes: millones de esos latinos son inmigrantes indocumentados o residentes legales que no han obtenido la ciudadanía. Los partidos han tenido que lidiar con la realidad de que la presencia de latinos en tal o cual región no promete, automáticamente, una cosecha rica de votantes.

Los portavoces y dirigentes comunitarios latinos citan, constantemente, la cifra de 32 millones de hispanos habilitados para votar, aunque no queda claro a quiénes consideran como tales dentro de una población en la que hay millones de inmigrantes recientes y otros millones que son estadounidenses de segunda o tercera generación.

Por décadas, la mayoría de los votantes calificados como latinos ha dado su respaldo al Partido Demócrata, pero los candidatos presidenciales republicanos han obtenido, de manera sostenida, entre un 28 % y un 33 % del voto latino.

Y un incremento o caída de un punto porcentual puede ser vital en unas elecciones que se pueden decidir por unos pocos miles de votos en un puñado de estados, expectativa que impulsó a las campañas de Biden y de Trump a intensificar sus esfuerzos por atraer votantes latinos.

Artículo publicado en Vanguardia https://vanguardia.com.mx/