Connect with us
QuedateEnCasa

Published

on

Este miércoles 25 de marzo se cumplen 94 años del nacimiento de uno de los poetas más admirados y queridos en México y América Latina: el chiapaneco Jaime Sabines, a quien se le considera “el poeta más leído y admirado en las últimas décadas de siglo XX”.

Con su poesía amorosa y humanista, de soledades, del paso del tiempo y de la muerte, Jaime Sabines, cual estrella de rock, fue capaz de abarrotar de jóvenes escuchas tanto el Palacio de Bellas Artes como la Sala Nezahualcóyotl.

“La Orden de los Amorosos”, solía decir Carlos Monsiváis a los seguidores de Sabines, “un pacto nacional que suscriben poetas, estudiantes, intelectuales, prófugos de la abogacía, entusiastas del bolero, políticos, burócratas, periodistas”, y en esas lides –agregaba el cronista, “si la poesía convoca multitudes no todo está perdido”.

Jaime Sabines Gutiérrez nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, “donde todos nacen poetas hasta que no demuestren lo contrario”, el 25 de marzo de 1926. Pasó su infancia en su estado natal y luego estudió Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Años después ingresó en la carrera de Lengua y literatura españolas.

Asistió a las clases de Julio Torri y Enrique González Martínez y formó parte de la llamada Generación de Medio Siglo, junto con sus amigos Emilio Carballido, Rosario Castellanos, Dolores Castro, Héctor Azar, Sergio Magaña y Luisa Josefina Hernández, entre otros.

Jaime Sabines fue hijo de Julio Sabines, un inmigrante libanés que llegó a México siendo un niño y llegó a ser Mayor del Ejército. Su madre, Luz Gutiérrez, formó parte de la aristocracia chiapaneca, que años después perdió todo con la Revolución.

Tuvo dos hermanos, Juan y Jorge. Muchas noches de su niñez, su padre solía contarles las historias que su memoria había conservado de Las mil y una noches. Años después, el poeta reconocería en aquella tradición oral su primer contacto con la literatura.

Considerado a sí mismo como “escribano de la vida”, para Jaime Sabines la poesía entonces fue “el resplandor de la vida y el contacto instantáneo con la verdad del hombre”.

A los 17 años comenzó a escribir versos que no publicó sino hasta los 23, cuando supo que tenía una voz propia. En 1945, cuando viajó a la Ciudad de México para estudiar Medicina, leyó y escribió como lo había deseado. Al ingresar a la Facultad de Filosofía escribió su famoso poema Los amorosos que apareció en su libro Horal (1950) y al año siguiente publicó La señal, además de Adán y Eva, su primer poema largo que sería publicado 11 años después.

Por su obra, Sabines obtuvo numerosos reconocimientos. En 1959, el Premio Chiapas; en 1972, el Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores y en 1983 el Nacional de Ciencias y Artes en el área de lingüística y literatura, entre muchos otros.

Tarumba (1956) y Algo sobre la muerte del mayor Sabines (1973) son dos de sus libros más relevantes, según sus críticos, y su obra ha sido traducida al inglés, francés y árabe, entre otros idiomas.

El poeta Eduardo Lizalde, contemporáneo de Sabines, reconoce en él autor de Diario Semanario a uno de los escritores más destacados y extraordinariamente importantes en la literatura mexicana: “Sabines es admirado por todas las generaciones, con una obra particular originalísima, de un temple, una energía y una personalidad impresionante.

“Sus libros son extraordinarios; yo he escrito muchos textos sobre su poesía. Era un personaje de gran personalidad, inteligencia, un notable iconoclasta, no aceptaba ninguna autoridad encima de él, pero era un conocedor de la literatura tanto nacional como internacional.

“Era un hombre de muy singular personalidad y estilo. Se anticipó a toda mi generación produciendo obras de una originalidad, energía y de una singularidad literaria extraordinaria. Sus libros son todos importantes, Algo sobre la muerte del mayor Sabines es uno de los más celebrados, pero son extraordinarios sus poemas de la juventud”, dice el poeta Eduardo Lizalde.

En 1986, para festejar sus 60 años, y en 1996, para su 70 aniversario, Sabines dio recitales con su poesía en la Sala Nezahualcóyotl de la UNAM y en el Palacio de Bellas Artes del INBAL, respectivamente, reuniendo a centenares de jóvenes.

“Jaime Sabines es un poeta vivo, pareciera que está aún aquí, porque continúa siendo muy leído por los jóvenes. Es un escritor definitivo y fundamental para la literatura en español y la literatura en general. Se le sigue leyendo, pero también se le traduce a nuevos idiomas”, comentó por su parte la periodista Pilar Jiménez Trejo, quien recientemente publicó la biografía del escritor chiapaneco. El pasado 19 de marzo, Sabines cumplió 21 años de haber fallecido.

Con información de Secretaría de Cultura

Comenta con Facebook

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cultura

Muere el cantautor Luis Eduardo Aute, a los 76 años

Published

on

El cantautor, pintor, escultor, poeta y cineasta Luis Eduardo Aute falleció al mediodía de este sábado a los 76 años en el hospital madrileño en el que había ingresado ayer, informaron a EFE fuentes de su entorno familiar, que desconocen si su deceso pudiera estar relacionado con el coronavirus.

El autor de “La Belleza” (Manila, 13 de septiembre de 1943) estaba retirado de los escenarios desde que sufrió un grave infarto el 8 de agosto de 2016 que le mantuvo 48 días en coma.

Tras varias estancias en hospitales, entre ellos uno cubano, Aute permanecía en su casa, cuidado por su familia y este viernes ingresó en un centro sanitario madrileño en el que ha fallecido sobre las 11:30 horas de hoy sábado.

Las mismas fuentes ignoran cuándo y cómo podrá ser su sepelio debido a las restricciones en toda la comunidad de Madrid para la instalación de capillas ardientes, prohibidas independientemente de la causa del fallecimiento a causa de la pandemia de coronavirus.

El cantante había celebrado su medio siglo en los escenarios con un multitudinario recital en diciembre de 2015 en México y con la publicación de un poemario en el que repasaba toda su trayectoria bajo el título “Sexto animal” (Espasa).

Cuando sufrió el accidente vascular, Aute tuvo que anular todos los conciertos que tenía previstos en América Latina, que formaban parte del tour “La Gira Luna” con el que celebraba sus 50 años en la música.

Desde que sufriera el infarto, el músico, del que sus compañeros han destacado siempre su “bondad, humildad y compromiso”, fue homenajeado en distintas ocasiones.

El polifacético creador era el autor de canciones como “Al alba”, “Rosas en el mar” o “Una de dos”, que forman parte del patrimonio de la canción de autor española, en la que destacó junto a figuras como Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina o Paco Ibáñez.

Con motivo de su 75 cumpleaños, colegas como Sabina, Serrat, Ana Belén, Silvio Rodríguez, José Mercé o Miguel Poveda organizaron un concierto que se celebró en diciembre de 2018 en el Wizink Center de Madrid bajo el lema “ánimo, animal”.

Veintitrés escritores, entre ellos Fernando Sánchez Dragó, Fernando Marías o Vicente Molina Foix colaboraron en “Giralunas y ficciones para Aute”, un “libro tributo” para homenajear a “uno de los últimos genios contemporáneos” que “ha dejado un impresionante legado cultural que siempre servirá de inspiración tanto a generaciones actuales como venideras”, decían.

Uno de los homenajes más difundidos fue el que Ángela Molina y el entonces ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, le hicieron con motivo de la entrega a la actriz el Premio Nacional de Cinematografía en 2016 cuando cantaron a dúo los primeros versos de “Más cine por favor”.

Nacido en Manila, su familia se trasladó a Madrid cuando él tenía 11 años, y en la capital de España, donde estudió algunos cursos de Arquitectura, vivió siempre.

El fallecido, casado desde 1968 con Marichu Rosado, con la que tenía tres hijos, se inició musicalmente como guitarrista de los grupos “Los Tigres”, “Los Pekeniques” y “Los Sonor”, hasta que, con 17 años, debutó como cantautor en el programa de Televisión Española (TVE) “Salto a la fama”.

Su faceta pictórica, menos conocida, la desarrolló desde muy joven y expuso por primera vez, en la Galería Alcón de Madrid, en 1960.

Autor de una voluminosa producción figurativa, sobre todo pictórica pero también escultórica, sus trabajos han viajado a ferias como la Bienal de París, la de Sao Paulo o ARCO.

Entre 2004 y 2010 realizó una muestra retrospectiva itinerante que bajo el título “Transfiguraciones” llevó su obra por toda España y algunos países de América Latina.

Con 23 años, Aute se decidió a entrar en el estudio de grabación aunque con la condición de no dar conciertos ni hacer promoción, para poder tener tiempo de seguir pintando.

Su primer álbum se tituló “Diálogos de Rodrigo y Jimena” e incluyó canciones como “Rosas en el mar” y “Aleluya nº1”, que ya había hecho populares previamente Massiel.

“24 canciones breves” (1968), “Rito” (1973), “Espuma” (1974), “Babel” (1975), “Forgesound” (1976), “Sarcófago” (1977), “Albanta” (1978) y “De par en par” (1979) marcaron una década pero fue “Albalanta”, que incluía la célebre “Al alba”, la que dio un giro total a su carrera.

El tema, que cantó por primera vez Rosa León, había sido compuesto por Aute inspirado por los últimos fusilamientos franquistas.

En los 80 llegaron trabajos como “Alma” (1980), “Fuga” (1982), “Entre amigos” (1983), “Cuerpo a cuerpo” (1984), “20 canciones de amor y un poema desesperado” (1986) o “Segundos fuera” (1989) y en los 90 “Slowly” (1992), “Mano a mano” (1993) y “Animal Uno” (1995).

En 2003 empezó una nueva grabación de todas sus canciones, de la que se editaron tres volúmenes dobles bajo el título “Autorretratos”.

Le siguieron “Memorable cuerpo” (2009), “Intemperie” (2010) y “El niño que miraba el mar” (2012), acompañado de un DVD con la película “El niño y el basilisco”.

En cine debutó en París como meritorio del ayudante de dirección de Joseph L. Mankiewicz en “Cleopatra” (1963). Era autor del largometraje animado “Un perro llamado Dolor” y compuso bandas sonoras para Jaime Chávarri, Luis García Berlanga o Fernando Fernán Gómez.

Como poeta publicó “La matemática del espejo” (1975), “Canciones y poemas” (1976), “Liturgia del desorden” (1978), “Canciones” (1980) y “Luis Eduardo Aute, cuerpo del delito” (1999).

En “Cuerpo del delito” (2004), reunió por primera vez las letras de sus 300 composiciones y diez años después lo actualizó en “Claroscuros y otros pentimientos”, que reunía 400.

Con información de Noticieros Televisa.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Cultura

Muere a los 81 años Bill Withers, autor de ‘Ain’t No Sunshine

Published

on

Uno de sus grandes éxitos fue Ain’t No Sunshine, una canción que entró en las listas de las 500 mejores de la historia seleccionadas por la revista Rollling Stone. En el puesto 285. Su autor e interprete, Bill Withers, ha muerto a los 81 años “por problemas de corazón”, ha anunciado su familia. Whiters (nacido en West Virginia en 1938 y de nombre real William Harrison Withers Jr.), cuya dúctil voz le hacía moverse en el soul, en el funk o en la balada, era un caso extraño en la música, ya que se retiró en 1985, con 47 años.

El motivo fue que no confiaba en la industria discográfica después de varios desencuentros. Se retiró con su mujer y desde entonces supo gestionar sus derechos de autor e invertir bien el dinero ganado. Su época dorada fueron los años setenta, con canciones como Lovely day, Use me, Lean on me y Ain’t No Sunshine. Todas estas canciones destacan por una voz sedosa y sentida. Durante su corta carrera consiguió tres premios Grammy.

Withers nació en una familia humilde de un pueblo de West Virginia. Muy joven se alistó a la Marina y allí estuvo diez años. Cuando lo dejó se puso a trabajar en un taller de aviación. Por la noche cantaba en los garitos de la zona. Hasta que le llegó la oportunidad de grabar. Fue junto al teclista Booker T. Jones y para su primer disco, de 1971, Just As I Am. Durante los setenta fue la debilidad de los buenos aficionados. Uno de ellos fue el boxeador Muhammad Ali.

Con información de El País.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Cultura

Roger Waters estrena video de “El derecho a vivir en paz”

Published

on

El cofundador de Pink Floyd realizó cambios a la letra de la canción de Víctor Jara.

El popular músico Roger Waters lanzó en sus redes sociales el video de la “gran canción” del cantautor nacional de Chile «El derecho a vivir en paz».

“Esto es para la gente de Santiago y Quito y Jaffa y Río y La Paz y Nueva York y Bagdad y Budapest y en todas partes el hombre nos hace daño”, publicó.

Los usuarios recordaron la frase del músico chileno cuando expresara que “canto que ha sido valiente, siempre será canción nueva”.

Roger Waters modificó parte de la letra en una de las estrofas refiriéndose a los cacerolazos que en diversas naciones se están dando como forma de protesta contra los Gobiernos.

“Entonces cuídense Bolsonaro, Modi y Trump, los cacerolazos son más fuertes que todas sus armas, son el corazón latiendo del pueblo y el mensaje está perfectamente explicado, nuestra madre tierra no está en venta”, consta la letra e la nueva versión de Rogers.

Con información de TeleSur.

Comenta con Facebook

Continue Reading
GEAVIG
MUJERES

Destacado

Todos los derechos reservados @ 2018 - 2020 De Luna Noticias