El Telégrafo en la historia de México

0 79

Llevar buenas y malas nuevas, transportar dinero o simplemente para decir: te amo. Esa es la tarea que desde 1851 ha cumplido el Telegrafista en nuestro país.

En los años 20 -del siglo pasado-, el telegráfono causó revuelo entre la población, que ahora podía comunicarse a través de líneas telegráficas.

Desde 1851 y hasta 1992, el Telegrafista en México se apoyó en el sistema de puntos y rayas inventado por Samuel Morse.

Sin embargo, como todo, el telégrafo y su operador también se transformaron para seguir vigentes.

Los telegrafistas son personajes anónimos que han participado como actores importantes en sucesos tan relevantes como: la Revolución Mexicana, la Expropiación Petrolera, la Segunda Guerra Mundial, los Juegos Olímpicos de 1968, en las Copas del Mundo celebradas en México del 70 y del 86.

El telégrafo que brinda Telecomunicaciones de México (Telecomm) ha registrado avances tecnológicos, al competir incluso con las redes sociales de la actualidad, además de que el sistema de telégrafo es fundamental en los barcos, pues se utiliza como respaldo para la comunicación en caso de que la tecnología satélital falle.

Telecomm favoreció el desarrollo de localidades y contribuyó a la inclusión social y financiera de millones de familias que se vieron beneficiadas con el envío de recursos desde el extranjero.

Otro de los servicios que ofrece, es la fototelegrafía nacional. Envío de mensajes de texto a cualquier parte de la República Mexicana que se proporciona a los clientes sin acudir a ninguna sucursal de Telecomm. El cliente dicta su mensaje telefónicamente desde su hogar u oficina con cargo a su recibo telefónico y el telegrama llega al domicilio del destinatario en forma impresa.