Connect with us
QuedateEnCasa

Published

on

  • La tarde de este viernes explotó una nave prototipo de la empresa SpaceX.

Se trataba del cohete experimental SN4 de SpaceX, mismo que terminó envuelto en una enorme nube de fuego.

En redes sociales fue difundido el momento en que la nave comienza incendiarse y explota repentinamente.

El accidente ocurrió esta tarde en una plataforma de lanzamiento en Texas, Estados Unidos.

Esta no es la primera vez que ocurre un evento de este tipo, recordemos que a finales del 2019 explotó otra nave de pruebas, video que puedes ver aquí.

SpaceX cuenta con varias naves prototipo para lanzar al espacio, aunque algunas no han terminado de concretarse, otras ya están en fases muy avanzadas.

Este nuevo accidente ocurre solo unas horas antes de que se intente un nuevo lanzamiento del ‘Crew Dragon’, primer vuelo hecho por una empresa privada a la Estación Espacial Internacional.

Con información de Excélsior.

Comenta con Facebook

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

Crean cubrebocas inteligente

Published

on

Ahora que el cubrebocas se ha vuelto un accesorio cotidiano para todo el mundo debido a la pandemia del COVID-19, llega una innovación que bien podría ser considerado el «gadget» del año.

Se trata de un dispositivo que además de cumplir con su función de filtrar el aire que se respira con un estándar de calidad N99, tiene una superficie transparente que permite ver claramente las expresiones faciales de la persona que los usa.

Pero además de su función purificadora del aire, el cubrebocas transparente se autoesteriliza gracias a que cuenta con una luz UV-C y cuenta con una sorprendente función antivaho.

En su sitio web, la compañía presume que la máscara está diseñada con materiales ópticos 100% reciclables, suaves pero resistentes: «El diseño completo de un solo cuerpo cuenta con una fusión perfecta de materiales ópticos para crear un ajuste perfecto en su rostro».

Además podría considerarse un dispositivo inteligente, pues permite controlar la ventilación y detección de calidad del aire desde la aplicación para smartphones en sistemas iOS y Android.

La mascarilla transparente de LEAF ya tiene el aval de la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos.

Actualmente, las primeras unidades del cubrebocas transparente se comercializan a través de la plataformas de «crowdfounding» Indiegogo.

Con información de Informador https://bit.ly/2CgnCNv

Comenta con Facebook

Continue Reading

Ciencia

Investigan viento solar para saber más del universo

Published

on

• El viento solar no afecta de manera global a la Tierra, pero algunas eyecciones de masa coronal sí pueden dañar los sistemas de telecomunicaciones: Xóchitl Blanco Cano, del Instituto de Geofísica de la UNAM
• En condiciones estables es probable que perturbe la ionósfera en los polos, por lo que ocurren las auroras boreales

Mediante el estudio del viento solar es posible entender el comportamiento del Sol, cómo interactúa con los planetas, particularmente con el campo magnético de la Tierra. Con ese conocimiento, y considerando que hay muchas estrellas con vientos estelares propios, podríamos saber más del Universo, afirmó Xóchitl Blanco Cano, investigadora del Departamento de Ciencias Espaciales del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM.

El viento solar es un flujo de partículas con cargas eléctricas positivas (iones) y negativas (electrones), expulsadas de la capa más externa del Sol, llamada corona solar. Es un plasma, un gas muy caliente e ionizado (en lugar de tener átomos, tiene iones y electrones) que se mueve por el medio interplanetario (en nuestro caso, Sistema Solar) y se relaciona con los campos magnéticos de los planetas.

“En la Tierra el campo magnético nos protege del viento solar, pero Marte y Venus no tienen, y el plasma erosiona sus atmósferas”, detalló.

Con ese viento están relacionadas las explosiones solares, pero no son lo mismo, aclaró la universitaria. “Pensemos que el viento solar es un río y encima de él se forma una burbuja de agua con propiedades diferentes, que sería el resultado de las explosiones”.

Las explosiones solares originan grandes masas de plasma, llamadas eyecciones de masa coronal, que viajan superpuestas al viento solar. Algunas explosiones solares originan eyecciones de masa coronal, que pueden modificar el campo magnético de la Tierra, pues entran más partículas cargadas a la magnetósfera (región ocupada por el campo magnético), e incrementar las corrientes eléctricas cerca de la Tierra.

Para ello, es necesario que ocurra el proceso de reconexión magnética entre la eyecta solar y el campo magnético terrestre. Si no hay explosiones, el viento solar no afecta de manera global al interior de nuestro planeta ni a su clima, subrayó.

“Sin embargo, en condiciones estables es posible que un poco de viento solar perturbe la ionósfera, en los polos, por lo que ocurren las auroras boreales; pero cuando hay una eyección de masa coronal fuerte pueden incrementarse las corrientes eléctricas dentro de la magnetósfera, con posible daño a los sistemas de telecomunicaciones”, remarcó.

Descubrimiento del viento solar

La secretaria académica del IGf destacó que las primeras evidencias de la existencia del viento solar fueron descubiertas por el científico estadounidense Eugene Parker, en 1958, con un estudio en el que predijo que la corona del Sol, al ser tan caliente, no podía estar contenida y debía expandirse.

Esta teoría no fue del todo aceptada, muchos científicos no creían que este torrente existiera; fue hasta la década de los 60, ya con naves espaciales, que se hicieron las primeras mediciones y se comprobó su presencia.

“Actualmente estudiamos los ‘choques interplanetarios’, ondas de choque que viajan en el viento solar y que afectan a las partículas y producen ondas electromagnéticas en la heliósfera. El viento solar puede propagarse lento o rápido, y cuando una corriente rápida alcanza a una más lenta crea una onda de choque”, expuso Blanco Cano.

Son encuentros sin colisiones, en donde el campo electromagnético tiene un papel fundamental en los procesos físicos. Dichos fenómenos se encuentran en todo el Universo, incluso en supernovas y estrellas distantes.

La universitaria exhortó a los jóvenes a acercarse a esta área del conocimiento, mediante el servicio social, tesis o posgrado en Ciencias de la Tierra, que imparte la UNAM.

Con información de UNAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

Ciencia

Trabaja la UNAM en vacuna contra SARS-CoV-2 y en tratamiento para pacientes con COVID-19

Published

on

• Además, está en desarrollo una prueba para identificar a quienes han sido infectados por el nuevo coronavirus y han generado respuesta inmune
• Para regresar a la nueva normalidad debemos tener una idea del estatus inmunológico de la población, subrayó Juan Pedro Laclette, investigador emérito de la UNAM
• En breve se pondrá en marcha un protocolo clínico para administrar Dexametasona, vía intranasal, a pacientes hospitalarios con coronavirus, dijo Edda Sciutto, del IIBm

Científicos de la UNAM trabajan en una vacuna contra SARS-CoV-2; en un tratamiento para atender a pacientes con COVID-19, con base en Dexametasona administrada vía intranasal; y en un método para detectar anticuerpos de tipo IgG e IgM contra el nuevo coronavirus, que permitirá identificar a personas que han sido infectadas y han desarrollado respuesta inmune.

El equipo multidisciplinario, en el que participan integrantes del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) y de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM, en colaboración con personal de institutos nacionales de salud, hospitales y otras universidades, está conformado por más de 50 investigadores clínicos y básicos (18 de ellos del IIBm), y estudiantes de distintas especialidades.

“Es un grupo transdisciplinario que puede abordar objetivos tan ambiciosos como competir con las grandes empresas en el desarrollo de una vacuna, de métodos diagnósticos y de un protocolo de tratamiento de pacientes”, afirmó Juan Pedro Laclette, investigador emérito de la Universidad Nacional.

Vacuna sintética

La labor de los expertos es coordinada por Edda Sciutto, doctora en Investigación Biomédica Básica e integrante del IIBm, y quien ha realizado estudios sobre vacunas para prevenir la cisticercosis.

La universitaria explicó que trabajan en una vacuna sintética y se evalúa la posibilidad de que ésta sea intranasal o inyectada.

“Hay vacunas basadas en el patógeno completo, y otras en algunos de sus componentes, que pueden ser recombinantes o sintéticamente producidos. En nuestro caso, identificamos regiones del virus que pudieran tener gran capacidad de inducir una respuesta inmune, con el objetivo de sintetizarlas con un alto grado de pureza. Es lo que estamos evaluando actualmente en el IIBm: su capacidad de inducir una respuesta inmune eficiente”, detalló.

En función de los resultados obtenidos se podría formular la composición óptima de la vacuna para iniciar la evaluación de su capacidad protectora y su inocuidad en un modelo animal.

Dexametasona intranasal

En breve se pondrá en marcha un protocolo clínico para evaluar un nuevo tratamiento basado en la administración de bajas dosis de glucocorticoides intranasales, en particular Dexametasona, para atender a pacientes con COVID-19.

El protocolo se realizará en conjunto con médicos del Hospital General de México, del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, del Instituto Nacional de Cardiología, y con investigadores de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, la Universidad Nacional Autónoma de Morelos, y el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE).

El objetivo es prevenir en pacientes moderados la desregulación de la respuesta inflamatoria; en pacientes graves las complicaciones respiratorias severas que obligan a la intubación y ventilación mecánica; y en los pacientes severos reducir el tiempo de asistencia respiratoria y mortalidad.

Joselín Hernández, de la Unidad de Medicina Experimental UNAM en el Hospital General de México, donde se iniciará el protocolo con 60 pacientes, señaló que “quienes estamos en hospitales necesitamos más herramientas para evitar que las personas hospitalizadas lleguen a la unidad de cuidados intensivos, y estando ahí no mueran. Desde el inicio sabíamos que teníamos pocas estrategias y casi todas han sido copiadas del tratamiento de la Influenza A H1N1”.

Recordó que cuando les propusieron trabajar en este proyecto sabían que podía ser una buena opción, “sobre todo para evaluar si el uso de glucocorticoides puede evitar que pacientes graves no críticos progreses a pacientes críticos”, dijo.

Graciela Cárdenas, del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, coincidió en que el protocolo puede brindarles herramientas para tratar a pacientes con COVID-19.

Al respecto, Sciutto resaltó que si los resultados son como esperan, buscarán que la aplicación de Dexametasona intranasal se realice en otras instituciones.

En tanto, Laclette remarcó que la propuesta de usar Dexametasona ha sido planteada desde hace más de dos meses y medio. “Aquí hay una innovación que es la aplicación intranasal, porque permite reducir la dosis, generando menores efectos colaterales negativos sistémicos, pero un efecto local antiinflamatorio más efectivo en vías respiratorias y en sistema nervioso central”.

Detección de anticuerpos

El equipo multidisciplinario también desarrolla un ensayo para detectar anticuerpos del SARS-CoV-2; para ello han recibido sueros de pacientes con COVID-19 del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, que son analizados en la Unidad de Investigación con instalaciones de BSL2 plus, de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

Ya se tienen ubicadas cinco moléculas que pudieran usarse para detectar anticuerpos. “En algunas semanas podríamos tener resultados y solicitar a las instituciones de salud más sueros para que, siguiendo la normatividad de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, validar el ensayo de inmunodiagnóstico, y a corto plazo poder ofrecer a la comunidad de la UNAM y a México esta prueba para saber si alguien tuvo o no la infección”, expuso Sciutto.

Laclette subrayó que para regresar a la nueva normalidad se requiere tener una idea del estatus inmunológico de la población. “Necesitamos saber qué proporción de la población va teniendo contacto con el SARS-CoV-2; sabemos que la mayoría son asintomáticos, y a través de pruebas masivas se puede evaluar la evolución de la epidemia en el país y tomar decisiones mejor fundamentadas”.

Finalmente, Sciutto invitó a estudiantes, académicos y personal médico de los hospitales a incorporarse a estas investigaciones, pues “hay mucho por hacer”.

Con información de UNAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading
Violentometro
MUJERES

Destacado

Todos los derechos reservados @ 2018 - 2020 De Luna Noticias