Connect with us

Social

Persisten retos en el trabajo doméstico

Publicado

en

La resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que las personas dedicadas al trabajo doméstico cuenten de manera obligatoria con seguridad social incentivará mejorías en uno de los sectores más abandonados y vulnerados en México. Pese a que la resolución hará que se modifique la ley para que las trabajadoras de este sector accedan a sus derechos, no todas podrán hacerlo, además, persiste el problema de los bajos salarios, la tercerización y la flexibilidad derivada de los cambios en el mercado laboral.

La semana pasada el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aprobó y lanzó el programa piloto para que los empleadores puedan otorgar seguro social a las trabajadoras, pero ahora está el reto de que verdaderamente lo consigan y de que mejoren la remuneración de este sector ya que casi 75% de quienes trabajan en él ganan entre uno y dos salarios mínimos, además de que con los cambios en el mercado laboral quienes se emplean el sector se han encontrado son la tercerización a través de empresas de outsourcing y de aplicaciones móviles que fomentan la precariedad laboral.

“La ley ha discriminado por años a las personas que se desempeñan en este sector, no hay jornadas limitadas, no hay prestaciones, no hay nada”, aseguró Tania Espinosa Sánchez, coordinadora para América Latina de Mujeres en Empleo Informal Globalizando y Organizando (WIEGO, por sus siglas en inglés).

Por su parte, Marcelina Bautista, fundadora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar, comentó a EconomíaHoy.mx que han identificado las tres modalidades en las que se da el trabajo en el hogar, las trabajadoras que trabajan en una sola casa, las que laboran en varias y las plataformas a través de las cuales prestan sus servicios, en este sentido, dijo que el programa tendría que contemplar esas tres modalidades para implementar un mecanismo que garantice verdaderamente la formalización del trabajo.

“Tenemos que empezar a ver el mundo del trabajo de una forma diferente, el IMSS debe encontrar el mejor modelo que facilite a las trabajadoras y a los empleadores, que sea accesible y que contemple las necesidades y las características propias del trabajo doméstico”, indicó Bautista.

También indicó que debido a los bajos salarios de la mayoría de las trabajadoras si se les pide que paguen su seguro, será difícil, por lo que uno de los retos es garantizar que tengan un salario justo por el trabajo que hacen y así puedan hacer sus aportaciones.

Detalló que además es necesario definir un salario profesional, lo cual implica que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) defina un salario justo para que tengan un incentivo de querer aportar más a su seguridad social.

“No es que no quieran aportar, es que a la mayoría de las trabajadoras del hogar apenas les alcanza para su pasaje, su comida, sus hijos, hay trabajadoras que ganan 50 o 100 pesos al día, ni para qué preocuparse por tener seguridad social porque eso se vuelve inviable por el salario que perciben”, lamentó Bautista.

La resolución de la SCJN, emitida el 5 de diciembre, declaró inconstitucional que la Ley Federal del Trabajo y la Ley del IMSS excluyan el trabajo doméstico del régimen obligatorio de seguridad social, lo cual provoca discriminación contra dichas trabajadoras, por lo que, tanto el Congreso como el IMSS tendrán que hacer las modificaciones necesarias.

El 95% de quienes integran el sector del trabajo doméstico son mujeres y con un total de 4.5 millones de trabajadoras conforman 10% de la Población Económicamente Activa (PEA) femenina, quienes hasta hoy han estado excluidas de la legislación laboral nacional, por lo que no tienen derecho a seguridad social ni a vacaciones remuneradas, ni a percibir un aguinaldo.

TERCERIZACIÓN

El trabajo doméstico es otro sector que se ha “uberizado” y con ello se ha profundizado la precariedad de sus trabajadores. Así como existen aplicaciones móviles para contratar transporte en automóvil, envío de comida u otros productos, en México ya existen por lo menos cuatro apps para obtener servicios de limpieza del hogar.

En este sentido, Tania Espinosa Sánchez dijo que uno de los grandes problemas a los que se enfrentan las trabajadoras domésticas es a la tercerización del trabajo, que representa una dificultad añadida para la nueva legislación.

“Es uno de los retos, qué va a pasar con las modificaciones ahora que la seguridad social ya es obligatoria, ahora el marco jurídico ya les garantiza que tienen derechos que esas plataformas no les cubren. La tercerización sucede en muchos ámbitos laborales, y tiende a la flexibilidad laboral en la que básicamente se trabaja sin tener derechos”, advirtió la especialista.

De acuerdo con Christian Mendoza, investigadora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, el primer reto será difundir los derechos de las trabajadoras y también darle la información a los empleadores para que puedan cumplir con sus obligaciones.

Si bien, uno de los retos que enfrentará hacer obligatorios los derechos laborales de las trabajadoras domésticas será crear un método sencillo para que los patrones puedan cumplir con su obligación, esta tarea se vuelve más compleja con las trabajadoras que trabajan para más de un patrón.

Aunque no existen cifras oficiales al respecto, Espinosa Sánchez asegura que ya son pocas las trabajadoras de planta que trabajan para un solo empleador. La mayoría tienen múltiples patrones, lo que hace más complicado diseñar políticas públicas para que varios patrones cubran la seguridad de una persona, pero es lo que se va a tener que hacer porque es donde se encuentra la mayoría de los casos.

“Se tiene que diseñar e implementar un plan piloto que además de facilitar los trámites debe hacer una campaña de promoción para que las trabajadoras del hogar conozcan y exijan sus derechos laborales”, afirmó.

DESIGUALDAD

Por otra parte, Christian Mendoza aseguró que los países más de desiguales a nivel mundial, como México, tienen mayores índices de contratación de trabajo doméstico. El incremento del trabajo doméstico guarda una relación con el incremento de la desigualdad, aseguró.

Como parte de esta desigualdad la organización México Social ha destaco que el incremento del trabajo doméstico evidencia la incapacidad del país y de su nuestro modelo de desarrollo de generar las oportunidades y puestos de trabajo requeridos por una población económicamente activa que crece significativamente mes con mes.

Con información de El Universal.

Comenta con Facebook

Seguir Leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social

Cinco tips para escoger pescados

Publicado

en

El pescado es un alimento delicioso que aporta nutrientes a nuestro cuerpo; por ello, en esta temporada de Cuaresma te brindamos algunos tips para elegir pescados en el mercado:

  1. El pescado debe tener un olor fresco parecido al del agua salada, nunca debe oler mal.
  2. Los ojos del pescado deben estar brillosos, no opacos.
  3. La piel del pescado debe estar brillosa. Evita los que tengan la piel pegajosa.
  4. Si compras el pescado entero debes revisar que las branquias se encuentren brillantes.
  5. Por otro lado, si lo compras en filete debes checar que la carne no esté maltratada y que se encuentre sobre una cama de hielo o en refrigeración.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir pescados y mariscos de dos a tres veces por semana porque tienen un gran valor nutricional, son ricos y fáciles de preparar; así que no sólo los consumas durante la Cuaresma, trata de agregarlos a tu alimentación diaria ya que no sólo beneficiarán a tu cuerpo, sino también a los pescadores y acuacultores nacionales.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Social

Estos son los 10 pescados más baratos en cuaresma, según Profeco

Publicado

en

Ante el incremento en el consumo de pescados por la temporada de cuaresma, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) publicó los precios mínimos, máximos y promedio de las principales especies que se comercializan en el país.

Precio promedio por kilo de los pescados más baratos:

Carpa, en 41.50 pesos;
Jurel chico, en 41.54 pesos;
Lisa del Golfo, en 45.61 pesos;
Gurrubata, en 52.15 pesos;
Mojarra tilapia chica, en 56.81 pesos;
Bandera, en 57.47 pesos;
Curvina, en 66.65 pesos;
Mojarra tilapia grande, en 68.20 pesos;
Trucha entera, en 87.35 pesos;
Huachinango del Pacífico, en 161.27 pesos.

En la compra de pescados y mariscos la Profeco recomendó adquirirlos en comercios establecidos, “exigir precios a la vista, comparar precios y calidad, y recuerda que el pescado debe tener olor fresco, aspecto brillante y escamas bien adheridas”.

Agregó que la carne debe ser consistente, no debe hundirse al oprimirla, los ojos de los pescados deben lucir salientes, firmes, brillantes y transparentes; las agallas deben tener color rosado o rojizo; y el olor debe ser agradable. “Asimismo consumir especies de temporada”.

Con información de Milenio.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Social

México, país de OCDE con más adolescentes embarazadas

Publicado

en

México es el país miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con más adolescentes embarazadas, lo que refleja insuficiencia de campañas sobre educación sexual, falta de comunicación familiar y escaso acceso a métodos anticonceptivos para prevenir esta situación.

Mario Tapia, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la UNAM, consideró que la prevención de estos embarazos debe ser una prioridad porque es un problema de salud pública al estar relacionado, desde el punto de vista clínico, con la mortalidad materna por preeclampsia, diabetes gestacional, hemorragias uterinas, desnutrición, inmadurez y bajo peso de los bebés.

Además, las jóvenes no están preparadas emocionalmente para hacer frente a la maternidad y pueden ser víctimas de violencia psicológica o física por parte de la pareja o la familia, señaló en un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El año pasado, la tasa fue de 77 adolescentes embarazadas por cada mil jóvenes de 15 a 19 años, y la edad de inicio de las relaciones sexuales, en 23 por ciento de este segmento, fue entre los 12 y 17 años, refirió.

De acuerdo con estadísticas de la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, en México ocurren al año 340 mil nacimientos en mujeres menores de 19 años; y 15 por ciento de los hombres y 33 por ciento de las mujeres no utilizaron métodos anticonceptivos en su primera relación sexual.

Mario Tapia subrayó que es necesario que el Estado mexicano tome en cuenta variables de riesgo de tipo individual, social y familiar, involucradas en este problema.

En las variables individuales, continuó, están la exposición a la actividad sexual desde edades tempranas, la percepción de invulnerabilidad, bajas aspiraciones educativas o de vida, conductas impulsivas, carencia de compromisos y uso de drogas, en algunos casos.

En el ámbito familiar, dijo, hay factores como la violencia, que genera que las jóvenes establezcan redes sociales de apoyo que fomentan relaciones sexuales de manera precoz; la poca accesibilidad de los padres para que reciban educación sexual; el abandono de alguno de ellos y vivir en pobreza.

En tanto, en la cuestión social, está la orientación explícita de los medios de comunicación sobre conductas sexuales precoces, con pobre información sobre la salud reproductiva.

“Si bien el Estado no puede resolver todo, las instituciones de salud, así como las de tipo social y cultural, deben involucrarse más en la investigación de estos componentes”, subrayó Tapia, cuyo trabajo se enfoca al estudio médico integral de la familia y epidemiología clínica

Se requiere educación para ejercer una sexualidad responsable y el abordaje con la familia, que es el vínculo principal para la socialización y para contar con mecanismos de afecto, apoyo social y comunicación, resaltó.

La educación sexual no es exclusiva de la escuela y los centros de salud, debe empezar en el entorno familiar. “La familia debe proteger a sus miembros, transmitir la cultura del conocimiento y, sobre todo, la socialización. Es ahí donde estamos fallando”, insistió el académico.

Abundó que los jóvenes son quienes menos usan los servicios de salud, así que se requiere hacer “clínica extramuros” o comunitaria, y buscar mecanismos que favorezcan la modificación de sus conductas.

“Una cosa es que mediante folletos, videos o conferencias se informe qué son los órganos sexuales, las características sexuales del hombre y la mujer, cómo se desarrollan, y otra involucrarse en el contexto familiar para saber de la importancia de una vida sexual y reproductiva responsable y saludable. En ese sentido se ejercería una mayor influencia y una mejor utilización de los servicios de salud”, agregó.

Con información de Excélsior.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Destacado

Todos los derechos reservados @2018 De Luna Noticias

Positive SSL