Connect with us

Nacional

En México hay un mercado negro donde el pescado ilegal se comercializa

Publicado

en

  • Es necesario que la gente se empiece a interesar en qué está comiendo

En México, para la pesca no hay controles suficientes que eviten la sustitución de productos, que vendan una especie distinta a la que se anuncia. Si bien las leyes establecen requisitos como el aviso de arribo de la mercancía, o la bitácora y guía de pesca para que los pescadores y cooperativas lleven registro desde la captura hasta el traslado a mercados o centros de distribución, esto no es suficiente para detener la pesca ilegal y controlar que durante la comercialización no haya práctica de intercambio de productos.

“Hay un mercado negro donde el pescado ilegal se comercializa”, dice Luis Bourillón, representante del Consejo de Administración Marina (MSC, por sus siglas en inglés) en México.

Pedro Zapata, de la organización Oceana, que busca la conservación de los océanos y sus especies, menciona en ese sentido que lo ideal sería tener en México puntos de descarga autorizados.

Sin embargo, “la gran mayoría de las pangas (lanchas) que pescan en este país acaban descargando y entregando su producto en cientos de miles de puntos a lo largo de los 11 mil kilómetros de costa del país, lejos de la mirada de cualquier autoridad”.

La pesca ilegal incluye la comercialización de especies protegidas, o que están en riesgo. Pero también que ciertos pescadores usen técnicas que aumenten la pesca incidental, o que se rebasen las cuotas permitidas de pesca para ciertas especies.

“Eso genera un problema muy grande para la sustentabilidad de los mares, pero también para los pescadores (legales), porque pierden ingresos, o tienen que salir a pescar aún más, tienen que incrementar su esfuerzo pesquero”, dice Renata Terrazas, de Oceana.

En una visita al mercado de La Nueva Viga, en la Ciudad de México, junto a especialistas de Oceana, se encontraron diferentes irregularidades, o situaciones que al menos requerirían una explicación, como la venta de una especie en peligro como el tiburón martillo, la venta de dorado que solo es permitido para la pesca deportiva, o que los letreros de venta dieran información confusa o errónea a los consumidores.

Lo anterior, aunque en el propio mercado de La Nueva Viga hay una oficina de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).

En el tema de pescas ilegales, refiere Armando Vega, de comercializadora El Navegante, muchas veces las autoridades están involucradas, o dejan pasar situaciones indebidas, una situación que debe combatirse.

“Aquí entran pescados con tallas que no están permitidas”, refiere en específico sobre una de las situaciones en La Nueva Viga.

La Auditoría Superior de la Federación, al revisar el ejercicio de 2015, mencionó que la Conapesca había fallado en sus acciones de inspección y vigilancia pesquera, ya que solo cubrió el 50% de las 40 pesquerías o sistemas de pesca que requerían control, para proteger especies en periodos de veda.

“No formuló, ni operó y tampoco evaluó el Programa Integral de Inspección y Vigilancia Pesquera y Acuícola para el Combate a la Pesca Ilegal, a fin de llevar a cabo las acciones de inspección y vigilancia para la salvaguarda de los recursos pesqueros y acuícolas”, señaló la ASF.

Además, en ese entonces, la Conapesca “no elaboró ni mantuvo actualizado un directorio nacional de empresas dedicadas a giros comerciales relacionadas con actividades pesqueras, tales como el almacenamiento, procesamiento, distribución y comercialización de productos pesqueros”.

En el estudio de Oceana sobre la sustitución, “11.2% de las muestras provino de 13 especies amenazadas y ocho especies casi amenazadas, de acuerdo con la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (uicn). Entre ellas encontramos nueve especies diferentes de tiburón que se vendieron como marlin o como cazón”.

Si bien la pesca de estas especies en México no es ilegal, indicó Oceana en sus conclusiones, “el reconocimiento internacional de la vulnerabilidad de su situación nos debería empujar a tener mayor cuidado en su pesca y consumo”.

Las repercusiones y lo que se requiere
Tanto la sustitución como la pesca ilegal, así como las fallas en inspección y los errores en lo que se conoce como trazabilidad —que es tener la información de dónde provienen los pescados, quién los pescó, en qué fecha y qué técnica se utilizó—, impactan no solo en los consumidores, en la credibilidad de la industria pesquera y en la actividad de los pescadores, sino también en la sustentabilidad de las especies marítimas.

Álvaro J. de Tomás Kutz, director general de comercializadora Netmar, señala que el etiquetado es uno de los puntos de mejora, aspirar a que en cualquier momento los consumidores tengan información clara de qué se están llevando a la boca, lo que incluye saber la forma en que fue capturado el pescado, la fecha de captura, el nombre de la embarcación con que fue pescado, cuál fue el proceso de congelamiento, y cuáles son los periodos de veda.

“No hay una verdadera norma de etiquetado, mientras no se ponga el nombre científico de la especie, contenido neto, si traen aditivos o no, se seguirá abusando del consumidor”, señala.

Armando Camacho, gerente del restaurante Contramar, menciona que los restauranteros deben mejorar sus procesos, probar esquemas como estar en contacto con los propios pescadores, para evitar sustituciones con la intervención de intermediarios; pero además, los propios consumidores deben ser más exigentes, o cuando acudan a mercados aplicar medidas como que el pescado entero sea fileteado ante sus ojos, porque ya en filete es más difícil identificar una sustitución.

“Es necesario que la gente se empiece a educar, que se empiece a interesar en qué se está comiendo”, refiere.

Francisco Coppel García, director General de Comercialización de la Conapesca, menciona que eliminar las prácticas indebidas, como la sustitución, es responsabilidad de todos, y que los comercializadores, restauranteros y dueños de pescaderías, además de los supermercados, deben adquirir pescados que hayan pasado por los controles establecidos.

En Europa, apunta, hay controles mucho más estrictos, y hacia allá debe avanzar México, pues si bien ya hay buenos esfuerzos, aún queda mucho por mejorar incorporando las posibilidades que da la tecnología, incluso con sistemas de códigos de barras que puedan ser leídos con un teléfono celular, y permitan tener siempre toda la información necesaria sobre los pescados.

“La pesca no ha sido prioridad en México. No estamos poniendo atención en cuidarla”, critica Renata Terrazas, de Oceana. Mientras sigan prácticas como la sustitución, la corrupción y la falta de acción oportuna de las autoridades, agrega, alguien más seguirá decidiendo por ti qué es lo que vas a comer, y no habrá un consumo sustentable.

El caso del marlín y el mero
Diferentes comercializadores comentaron que desde décadas atrás el marlín ahumado se puso de moda en restaurantes y pescaderías. Pero en realidad hay poco marlín disponible para consumo, así que en la mayoría de los establecimientos le dan a la gente otro pescado (el porcentaje de sustitución en el estudio de Oceana fue de 94.4%).

Lo más habitual es que a la gente le den atún aleta amarilla, en lugar de marlín. Según comenta Pedro Zapata, vicepresidente de Oceana, el atún aleta amarilla también es un muy buen pescado, así que en este tipo de sustitución no se está causando un gran daño al cliente, en términos de su economía o de calidad. Pero a fin de cuentas hay un engaño en los menús.

Por la demanda de los clientes, muchos restauranteros pueden incurrir en una sustitución, que causa distintas distorsiones. Una de ellas, el invisibilizar que una especie esté siendo sobreexplotada, o que haya alguna situación irregular en su pesca en aguas mexicanas, sin que se apliquen a tiempo las medidas o controles de captura necesarios.

En México la Ley Federal de Pesca establece que la captura del marlín solo puede ser deportivo-recreativa, “dentro de una franja de 50 millas náuticas a partir de la costa a lo largo de todo el litoral del Golfo de México y Mar Caribe”. Es decir, no puede haber una pesca comercial a gran escala de este tipo de pez, y será motivo de sanción el “comercializar las capturas de la pesca deportivo-recreativa”.

Otra disposición es el acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación, que establece una cuota de pesca incidental para el marlín. La pesca incidental se da cuando un grupo de pescadores o un buque pesquero tiene como objetivo una especie, pero al lanzar redes o utilizar otra técnica, quedan atrapadas otras “de manera fortuita”.

Si el marlín está limitado a la pesca deportiva, y su cuota de pesca incidental está restringida, ¿por qué la gente insiste en pedirlo en los restaurantes?

“Por un lado es bueno que no haya tanto marlín (disponible en pescaderías, restaurantes y supermercados), porque quiere decir que no lo están comercializando, cuando no tendrían por qué. Pero la otra historia es que también es una especie en riesgo, entonces cada vez hay menos, no hay tanto marlin como quisiéramos, y se refleja en la poca disponibilidad”, dice Renata Terrazas, de Oceana.

Sobre el mero, Oceana identificó que también aparece constantemente en los menús, pero en los mares la situación es muy distinta.

“El mejor ejemplo es el mero, que aparece continuamente en los menús y se vende como tal en las pescaderías y los supermercados. Cualquier consumidor pensaría que eso es un indicador de poblaciones abundantes, sin embargo, a partir del análisis de la Carta Nacional Pesquera sabemos que el mero tiene por lo menos 18 años sobreexplotado en el Golfo de México”.

Con información de Animal Político.

Comenta con Facebook

Seguir Leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nacional

Sedena asegura finca, rescata a 3 secuestrados y hallan bolsas con restos humanos

Publicado

en

Elementos del Ejército Mexicano se enfrentaron a balazos con un grupo de delincuentes, para posteriormente liberar a tres hombres secuestrados y capturar a tres de sus posibles secuestradores.

Gerardo Octavio Solís, fiscal general de Jalisco, informó que los elementos del Ejército descubrieron en un predio del municipio de Tlajomulco de Zúñiga contenedores y 18 bolsas presuntamente con restos humanos.

En conferencia de prensa, el funcionario detalló que se harán los peritajes para determinar el número exacto de cuerpos descubiertos y añadió que en el lugar de los hechos fueron localizadas tres personas aparentemente privadas de su libertad y detenidos tres sujetos.

Por su parte, la 15/a. Zona Militar indicó que en el lugar aseguraron siete carabinas con las características de la M4, una escopeta, dos camionetas y una motocicleta.

En un comunicado, indicó que elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fueron previamente agredidos con disparos de armas de fuego por miembros de la delincuencia organizada que se trasladaban en una camioneta tipo pick up sin resultar afectado personal militar.

Detalló que fueron agredidos a las 01:40 horas aproximadamente, al realizar reconocimientos terrestres sobre la avenida Juárez en el cruce con la calle Guadalupe Victoria, en San Sebastián El Grande, de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco.

Posteriormente y después de verificar que se encontraban sin novedad, el personal militar inició reconocimientos para la ubicación de los agresores que se dieron a la fuga en dirección al poblado de Santa Anita, ubicado en el mismo municipio.

Por lo anterior, se llevó a cabo un reconocimiento exhaustivo en el área, en donde a las 02:40 horas aproximadamente, el personal militar localizó el predio donde se encontraron bolsas con restos humanos y armas.

Con información de Vanguardia.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Nacional

No acuden militares acusados de huachicoleo a audiencia

Publicado

en

Por segunda vez una juez de procesos penales federales con sede en el Reclusorio, difirió la audiencia de militares acusados por la Fiscalía General de la República (FGR), de huachicoleo, ya que el general brigadier Eduardo León Trauwitz, ex funcionario de seguridad en Pemex, y otros tres implicados no se presentaron a la diligencia.

Además la juez federal María Elena Cardona, en el caso particular de Trauwitz, le impuso una multa de más de 8 mil 449 pesos. La próxima audiencia se realizará el próximo 31 de mayo a las 12:30 horas.

Incluso cuatro imputados interpusieron recursos de revocación para que la audiencia no se llevará en bloques, pero la juez los desechó.

A petición del Ministerio Público federal, la diligencia se dividió en tres bloques. Este viernes fue el turno que involucra a los altos mandos Oziel Aldana, Ramón Márquez, Emilio Cosgaya, Arturo Villa, Wenseslao Cárdenas entre otros, pero cuatro no se presentaron.

Algunos abogados refirieron que sus clientes no se ausentaron, uno por la “presión mediática” se sintió mal y presentaron un justificante médico y el otro presentó una carta donde señala que en el Heroico Colegio Militar donde estudia no le permitieron asistir.

La defensa legal de Cosgaya solicitó a la juez que de nuevo abrir una carpeta de investigación contra quien resulte responsable, con el propósito de indagar la posible filtración de datos personales de los probables responsables, acusados de su probable responsabilidad en el robo de hidrocarburos a la paraestatal.

Trauwitz, quien fue jefe de seguridad cuando Enrique Peña Nieto gobernó el estado de México y al llegar a la Presidencia fue nombrado al frente de la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de Pemex, es el primer general en esta administración a quien se le inicia un juicio y podría ser vinculado a proceso por huachicoleo.

En abril pasado la diligencia se aplazó ya que la defensa legal de los inculpados acusó a los integrantes del Ministerio Público Federal (MPF) de no proporcionar 16 tomos de la investigación a los señalados por huachicoleo.

Con información de La Jornada.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Nacional

Alejandro Encinas comenta sobre investigación de asesinato de Francisco Romero

Publicado

en

Esta mañana durante la conferencia matutina de Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas comentó sobre el asesinato del reportero Francisco Romero y señaló que aunque las escoltas lo acompañaban constantemente, el compañero reportero salió sin dar aviso acarreando como consecuencia este percance.

“Por supuesto habrá que revisar las medidas que se otorgan para la protección, donde sí tenemos que pedirles a los beneficirios de este programa que nos ayuden con los parámetros de seguridad que se requieren para evitar este tipo de incidentes”, señaló.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Destacado

Todos los derechos reservados @2018 De Luna Noticias

Positive SSL