Connect with us

Medio Ambiente

Cifras inquietantes con relación al medio ambiente

Publicado

en

La crisis medioambiental a la que el modelo insostenible de desarrollo del ser humano ha llevado a la Tierra tiene preocupantes caras. El amenazador y transversal cambio climático, la dramática pérdida de biodiversidad, la reducción drástica del agua dulce disponible, la mortífera contaminación del aire, la inundación de plásticos de los mares y océanos, la sobrepesca… El departamento de Medio Ambiente de Naciones Unidas (PNUMA) ha radiografiado los principales problemas ambientales del planeta partiendo del conocimiento científico disponible. Las conclusiones del extenso informe −740 páginas− Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO, sus siglas en inglés) presentado este miércoles son inquietantes. Lo son por lo que ya le está ocurriendo al planeta (con 7.500 millones de habitantes sobre la Tierra) y por lo que puede ocurrir en un futuro próximo (para 2050 la ONU prevé que sean 10.000 millones y, para 2100, 11.000).

La humanidad no está en la senda para cumplir las metas fijadas para 2030 y 2050 en los distintos acuerdos internacionales sobre cambio climático, desarrollo sostenible y protección medioambiental. “Se requieren medidas urgentes ahora”, sostiene la ONU. El informe –el sexto que se realiza, el primero data de 1997– sostiene que, aunque en algunos puntos concretos hay alguna mejora, desde que se publicó la edición primera hace más de 20 años “el estado general del medio ambiente ha seguido deteriorándose en todo el mundo”. Según el análisis, los esfuerzos de algunos países y regiones se ven entorpecidos por modelos de “producción y de consumo insostenibles” y por el cambio climático.

“Es necesario adoptar medidas urgentes a una escala sin precedentes para detener y revertir esta situación y proteger así la salud humana y ambiental”, concluye el informe. La parte positiva es que se conocen las medidas que hay que tomar y que incluso están recogidas en tratados internacionales como el Acuerdo de París o los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Se debe frenar la pérdida de biodiversidad y la contaminación del aire, mejorar la gestión del agua y de los recursos, mitigar el cambio climático y adaptase a él, usar los recursos con eficiencia…

Pero lo más negativo es que los diferentes estudios científicos analizados apuntan a que los países no están caminando en esa dirección. La sexta edición del GEO advierte de que las proyecciones indican “que los avances son demasiado lentos para alcanzar las metas, o que incluso progresan en sentido equivocado”.

Por lo tanto, si no se producen los cambios drásticos que se señalan, se incumplirán los objetivos establecidos en el Acuerdo de París contra el cambio climático y los ODS. “La incapacidad constante para adoptar medidas urgentes está teniendo repercusiones negativas sostenidas y potencialmente irreversibles sobre los recursos ambientales esenciales y la salud humana”, señala el informe, elaborado por 250 científicos y expertos de 70 países.

El estudio se ha presentado este miércoles, coincidiendo con la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente que se celebra en Nairobi (Kenia), de donde se espera que pueda salir algún acuerdo concreto, por ejemplo, para la reducción del consumo de plásticos. Los representantes de los Estados que se sientan a negociar tendrán sobre la mesa esta radiografía de la crisis medioambiental del planeta:

Cambio climático. En riesgo de incumplir el Acuerdo de París
El problema del cambio climático –para muchos expertos, el gran reto de la humanidad para este siglo− recorre de forma transversal todo el informe de la ONU. “El cambio climático altera los patrones meteorológicos, lo que a su vez produce un efecto amplio y profundo sobre el medio ambiente, la economía y la sociedad, que pone en peligro los medios de subsistencia, la salud, el agua, la seguridad alimentaria y energética de las poblaciones”, explica Naciones Unidas. Y esto, a su vez, “agudiza la pobreza, la migración, el desplazamiento forzado y el conflicto”, añade.

“Las pruebas del cambio climático actual son inequívocas”, zanjan los expertos. “Desde 1880 la temperatura media de la superficie mundial ha aumentado entre 0,8 y 1,2 grados Celsius aproximadamente. En el último decenio se han producido ocho de los 10 años más cálidos de los que se tiene constancia”, resumen el informe. Los expertos del PNUMA, en línea con lo que ya señaló el IPCC, advierte: “de persistir las emisiones de gases de efecto invernadero, la temperatura media mundial seguirá aumentando al ritmo actual y superará entre 2030 y 2052 la meta del Acuerdo de París”, es decir, se superará el 1,5 grado de incremento medio.

Para cumplir París, recuerda el informe, se necesita que las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan entre un 40% y un 70% entre 2010 y 2050. Para 2070, simplemente, deberán ser cero. Pero, según resaltan los expertos, cumplir con el Acuerdo de París será más rentable para la economía mundial que no hacerlo. Alcanzar la meta de los 2 grados tendrá un coste de 22 billones de dólares (19,5 billones de euros), pero “se calcula que los ahorros de salud mundial –por la reducción de las muertes y enfermedades relacionadas por la contaminación de los combustibles fósiles– si se cumple ese objetivo “ascenderían a unos 54 billones de dólares (47,8 billones de euros)”.

Contaminación del aire. Entre seis y siete millones de muertes prematuras
“La contaminación del aire es el principal factor ambiental que contribuye a la carga mundial de morbilidad”, señala la sexta edición del GEO. “Ocasiona entre seis y siete millones de muertes prematuras” al año, además de “pérdidas anuales en materia de bienestar estimadas en 5 billones de dólares” (4,4 billones de euros). El informe incide en que, en 2016, el 95% de la población del planeta residía en zonas con unos niveles de exposición a las partículas finas (las de menos de 2,5 micras de diámetro y las más peligrosas) por encima de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

Y advierte también la ONU de que “los impactos económicos por la pérdida de vidas, el incremento de la asistencia sanitarias y la pérdida de productividad de los trabajadores por la contaminación del aire es considerable”. El informe recuerda que el Banco Mundial cifró en 5,1 billones de dólares (4,5 billones de euros) las pérdidas ocasionadas por las muertes prematuras relacionadas con la polución. “El equivalente al PIB de Japón en 2013”, añade el estudio.

El informe de la ONU relaciona directamente la contaminación del aire con el cambio climático. Las soluciones para ambos problemas están en el mismo lugar, en la eliminación de los combustibles fósiles responsables de los gases de efecto invernadero y de los principales contaminantes atmosféricos.

Biodiversidad. Sobreexplotación y pérdida de hábitats
La biodiversidad –variedad de seres vivos, de especies y ecosistemas- también está en crisis. Se enfrenta a una lucha desigual en la que domina la transformación del suelo, la pérdida y degradación de hábitats, prácticas agrícolas insostenibles, propagación de especies invasoras, contaminación y sobreexplotación. En este listado la ONU incluye la tala ilegal y el comercio ilícito de especies silvestres, un lucrativo negocio que mueve al año entre 90.000 y 270.000 millones de dólares (entre 80.000 y 240.000 millones de euros). Los gobernantes y sus políticas no han estado a la altura para atajar un deterioro que continúa, porque, aunque se aprecia un avance, “se requieren mayores esfuerzos para alcanzar los objetivos internacionales”.

El descontrol reinante ha desencadenado una importante disminución de las poblaciones de especies. En la actualidad, se considera que el 42% de los invertebrados terrestres, el 34% de los de agua dulce y el 25% de los marinos se encuentran en riesgo de extinción. A los vertebrados terrestres no les va mucho mejor, entre 1970 y 2014 la abundancia de sus poblaciones mundiales se redujo en un promedio del 60%. La diversidad genética, imprescindible para mantener tanto la vida salvaje como la variedad de granos y razas de animales, apunta a la baja y abre la puerta a la amenaza para la seguridad alimentaria, dado que este escenario afecta “de manera desproporcionada” a las personas más pobres, las mujeres y los niños. “Los medios de subsistencia del 70% de las personas que viven en situación de pobreza dependen directamente de los recursos naturales”, concreta el informe.

Los ecosistemas arrastran una disminución semejante. De cada 14 hábitats terrestres, 10 han experimentado un descenso en la productividad de la vegetación y la mitad de las ecorregiones se encuentran en situación desfavorable de conservación. Como claros ejemplos, la ONU señala el colapso del mar Aral o los bosques de musgo nudoso en la isla de Lord Howe (Australia) y los bosques de Gonakier (Senegal y Mauritania), en peligro crítico. Las zonas protegidas no llegan al 15% de los hábitats terrestres, incluidas las aguas interiores, y al 16% de las zonas costeras y marinas dentro de las jurisdicciones nacionales.

Océanos y costas. El 75% de la basura marina es plástico
Los principales enemigos de océanos y costas son el calentamiento global, la acidificación del agua (por la captación de CO2), la contaminación marina con los plásticos en primer puesto y su uso creciente para la producción de alimentos, junto con el transporte, los asentamientos y la extracción de recursos. Ecosistemas marinos como los arrecifes de coral están siendo devastados y se enfrentan a una decoloración masiva ocasionada por el calor crónico que ya afecta al 70% de estas superficies en el mundo. La Gran Barrera de Coral australiana es una de las más perjudicadas con más del 50% de su extensión afectada, mientras que los manglares han perdido entre el 20% y el 35% de su área de distribución desde 1980. El valor de los arrecifes de coral se estima en 29.000 millones de dólares anuales (25.700 millones de euros), por su repercusión en la pesca, el turismo, la salud y los hábitats marinos. La situación es tan grave que la ONU sostiene que los Gobiernos deben prepararse para “una drástica disminución cuando no un colapso” de las industrias y los servicios basados en estos ecosistemas.

De no tomarse medidas, avisan los científicos, existe un gran riesgo de que se combinen todos los factores causantes del deterioro de los ecosistemas marinos para producir un “ciclo destructivo” que desemboque en que los océanos dejen de prestar servicios vitales como medios de vida, ingresos o beneficios para la salud.

Agua dulce. Competencia entre el consumo humano y la agricultura
La reducción de la disponibilidad del agua dulce unida a sus malas condiciones aumenta la competencia por este recurso, señala el informe de la ONU. “La calidad del agua ha empeorado significativamente desde 1990, debido a la contaminación orgánica y química ocasionada por, entre otros, agentes patógenos, fertilizantes, plaguicidas, sedimentos, metales pesados, desechos plásticos y microplásticos”. Además, uno de cada tres habitantes del mundo “no tiene aún acceso a servicios de saneamiento adecuados”.

Respecto a la cantidad disponible, el análisis apunta a que “la agricultura utiliza en promedio el 70% de los recursos de agua dulce” del mundo. Pero en muchos de los países más pobres, “esa cifra llega al 90%”. La ONU insta a mejorar “la eficiencia de la utilización del agua en la agricultura y, al mismo tiempo, producir más alimentos y utilizar menos insumos”. “Muchos acuíferos se están agotando rápidamente por el exceso de extracción de agua para el riego, el consumo de agua potable y los usos en la industria y la minería”, detalla el GEO.

La situación de los humedales también es preocupante y se advierte de que ha desaparecido desde 1970 el 40% de estos ecosistemas, que son clave en la lucha contra el cambio climático. Y culpa al desarrollo de la agricultura, la urbanización, las infraestructuras y la explotación excesiva de los recursos hídricos.

El suelo. La desertificación amenaza a las zonas más deprimidas
La ONU considera que es probable que la degradación de la tierra se agrave mientras no exista un marco de políticas de gestión nacional e internacional, lo que podría acelerar la migración en algunas regiones. Se estima que en 2050 unos 4.000 millones de personas vivirán en tierras desertificadas, sobre todo en regiones deprimidas de África o sur de Asia. La deforestación, que se ha ralentizado algo pero sigue avanzando, se presenta como otro de los principales retos, junto con las aglomeraciones urbanas, que en 2015 representaban un 7% de la superficie terrestre mundial.

La agricultura y la ganadería suponen uno de los principales impactos. La obtención de alimentos utiliza el 50% de la tierra habitable y el 77% de las zonas agrícolas se destinan a la producción de piensos, los pastizales y el pastoreo para la producción de carne. Para alimentar a los 10.000 millones de personas que se prevé poblarán el mundo en 2050 se necesitará un incremento del 50% en la producción de alimentos. En la actualidad, el 33% de la comida se pierde o se desperdicia, sobre todo en los países desarrollados. El informe aconseja adoptar dietas con menor consumo de carne y reducir esos desechos. También existen oportunidades que “podrían generar beneficios para el ecosistema de miles de millones de dólares”, siempre que se modifique la gestión de la tierra y se consiga almacenar el carbono, reducir la contaminación o controlar la erosión.

La crisis medioambiental en cifras
Cambio climático. Desde 1880 la temperatura media de la superficie mundial ha aumentado entre 0,8 y 1,2 grados Celsius. En el último decenio se han registrado ocho de los 10 años más cálidos de los que se tiene constancia. Las emisiones de gases de efecto invernadero deben reducirse entre un 40% y un 70% entre 2010 y 2050 para cumplir el Acuerdo de París y evitar los peores efectos del cambio climático.

Contaminación del aire. Esta polución causa entre seis y siete millones de muertes prematuras al año. El 95% de la población del planeta reside en zonas con niveles de partículas finas superiores a los recomendados por la OMS.

Biodiversidad. Las zonas protegidas no llegan al 15% de los hábitats terrestres y al 16% de las zonas costeras y marinas. El 42% de los invertebrados terrestres, el 34% de los de agua dulce y el 25% de los marinos se encuentran en riesgo de extinción.

Océanos. El 50% de la Gran Barrera de Coral australiana está dañada por el aumento de la temperatura, mientras que los manglares han perdido entre el 20% y el 35% de su área de distribución desde 1980. Cada año, ocho millones de toneladas de plásticos acaban en los océanos.

Agua dulce. Desde 1970 el 40% de los humedales del planeta han desaparecido. Son unos ecosistemas claves en la lucha contra el cambio climático.

Agricultura y usos del suelo. En 2050 unos 4.000 millones de personas vivirán en tierras desertificadas. La deforestación, que se ha ralentizado algo pero sigue avanzando en el mundo. Y el 33% de la comida se pierde o se desperdicia, sobre todo en los países desarrollados.

Con información de El País.

Comenta con Facebook

Medio Ambiente

Clausura Profepa predio en Quintana Roo por aprovechamiento ilegal

Publicado

en

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró de manera temporal total un predio en el “Ejido Filomeno Mata”, Municipio de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, donde se realizaba el aprovechamiento en materia forestal sin la autorización que expide la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Personal de esta Procuraduría en la entidad realizó una visita de inspección en materia forestal para constatar la correcta ejecución del Programa de Manejo para el Aprovechamiento Forestal Maderable en el mencionado predio.

En el lugar, los inspectores encontraron que se realizaba el aprovechamiento de madera de palizada de Zapotillo, Xuul, Yaiti, entre otros. En total, se cuantificó un aprovechamiento irregular equivalente a 91 metros cúbicos (m3) en rollo con diámetros menores a 50 cm. Además, se observó que el área forestal donde se constató el aprovechamiento ilegal no corresponde a la autorizada por la Semarnat.

Al momento de la diligencia, el visitado no exhibió la autorización en materia forestal, o su modificación, para la ejecución del Programa de Manejo para el Aprovechamiento Forestal Maderable.

Por lo anterior, se impuso como medida de seguridad la clausura temporal total de las actividades de aprovechamiento en el sitio inspeccionado, conforme a lo establecido en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, en su artículo 170, fracción I, así como de la cancelación de las remisiones forestales vigentes, con el objeto de que el ejido no continúe movilizando materia prima forestal.

De acuerdo con lo establecido en la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable, en los artículos 156, fracción III y 157, fracción II, los titulares de los aprovechamientos podrán ser sancionados con la suspensión temporal, parcial o total de las autorizaciones de aprovechamiento de recursos forestales, así como con una multa que va de 100 a 20 mil veces la Unidad de Medida y Actualización vigente.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Medio Ambiente

Ofrecen talleres y conferencias para celebrar el Día Mundial del Agua

Publicado

en

Para con memorar el Día Mundial del Agua, la Asociación Civil  Centinelas del Agua llevará a cabo una serie de conferencias y talleres con la finalidad de crear conciencia sobre la importancia del cuidado y buen uso del agua.

Las actividades de esta segunda edición llamada “Agua para todos, no dejar a nadie atrás” se llevarán a cabo en el Planetario de Cancún el viernes 22 de marzo de 9:00 a 19:00 horas.

Las visitas grupales es necesario agendarlas a los teléfonos 8839557 Ext 209.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Medio Ambiente

Autoridades lanzan programa para el Alto Golfo y la vaquita marina; pescadores reclaman exclusión

Publicado

en

El gobierno federal presentó una iniciativa para el Alto Golfo de California, con el que busca impulsar el desarrollo económico y social de la población, así como combatir las causas que provocan la muerte de las vaquitas marinas; sin embargo, los pescadores afectados dijeron no haber sido contemplados para esta nueva estrategia.

El programa lanzado por dependencias federales, y que contempla a los gobiernos de Baja California y Sonora, se basa en cinco ejes: desarrollo integral para el bienestar comunitario; gobernanza y seguridad (combate a la pesca furtiva y el tráfico de especies); pesca sustentable; conservación y monitoreo de ecosistemas y especies, así como la diversificación productiva sustentable.

La secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Josefa Ortiz Blanco, dijo que a diferencia de la estrategia del gobierno anterior, quien dio subsidios a pescadores para que suspendieran actividades en la región, este plan busca “la sustentabilidad ambiental, social y económica”, con el objetivo de que los pobladores de San Felipe, en Baja California, y Santa Clara, en Sonora, no se dediquen a la pesca furtiva.

Sin embargo, organizaciones de pescadores, quienes pretenden volver a sus actividades este sábado 23 de marzo, dijeron que no se les contempló en este programa.

“Nosotros ahorita estamos muy sorprendidos porque en ningún momento estuvimos contemplados ni nos presentaron este plan”, señaló Alonso García, secretario de la Federación de pescadores ribereños del puerto de San Felipe.

Uno de los ejes de la nueva estrategia contempla “nuevos sistemas de pesca sustentables desarrollados”, pero para el representante de los pescadores, estas técnicas no son económicamente viables.

Otro punto del plan propone la “pesca deportiva recreativa de totoaba” (un pez cuya vejiga es cotizada en miles de dólares por kilogramo en el mercado negro de Asia, de acuerdo con expertos) para evitar que las grandes redes de enmalle usadas para su captura maten a otras especies de la zona, especialmente a la vaquita marina.

“La pesca deportiva es una muy buena opción, el problema va a ser que a quién le vas a a dar ese derecho, al sector deportivo, que ya existe en San Felipe, y que es realmente pequeño; al sector irregular que son los que están pescando la totoaba, o a nosotros que agrupamos a la gente que se dedica a la pesquería regular”, cuestionó García en entrevista.

Las autoridades involucradas en este nuevo plan dijeron que se trata de un “acuerdo histórico” en que fueron contemplados pescadores, organizaciones civiles, comerciantes, pobladores, así como las secretarías de Agricultura y Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Recursos Naturales, Marina, Bienestar, Seguridad Pública y Relaciones Exteriores.

Además, se unen a los esfuerzos los gobiernos estatales, las comisiones nacionales de Áreas Naturales Protegidas y de Pesca y Acuacultura, así como el Instituto Nacional de Pesca.

Una inversión de 1,200 mdp no ha servido para rescatar a la vaquita marina

¿De dónde saldrá el dinero?
En la presentación del programa, las autoridades no detallaron el monto que requerirá este programa, pero el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Manuel Villalobos Arámbula, señaló que las entidades aportarán dinero “en función de los programas y los recursos que cada dependencia tiene”, además de sumar a “programas que tienen una orientación social y que pueden perfectamente converger en la región”.

Esto, pese a que no hay recursos contemplados en el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2019 en este rubro.

Veto de Estados Unidos al Alto Golfo
Pese a que actualmente existe un veto por parte de Estados Unidos a la pesca del Alto Golfo de California, las autoridades señalaron que el director del Instituto Nacional de Pesca, Pablo Roberto Arenas Fuentes, dialoga con entidades de aquel país sobre la prohibición.

“El día de hoy (21 de marzo), el director de Inapesca estuvo en una reunión en los Estados Unidos donde se dialogó este asunto para tratar de reducir no solamente el veto al norte de California, sino de toda la pesquería mexicana”, respondió Miguel García Winder, subsecretario de Agricultura, en la presentación de la nueva estrategia.

El funcionario dijo que los beneficiarios de estas medidas son entre 40 mil y 50 mil habitantes de comunidades, incluyendo poblaciones indígenas cucapás.

¿La vaquita tiene posibilidades de sobrevivir?
De acuerdo con el titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Andrew John Rhodes Espinoza, actualmente hay entre 6 y 22 vaquitas marinas detectadas en el Alto Golfo de California.

Desde 2010, la población de vaquita marina se ha reducido 18.5 % al año, según los datos presentados por las autoridades, quienes aseguran que la actual estrategia dejará de centrarse en este mamífero marino endémico de México, para prestar mayor atención al entorno y evitar así su extinción.

Para el científico mexicano Lorenzo Rojas-Bracho, quien se ha dedicado por 20 años al estudio y protección de la vaquita marina, el margen de acción para salvar a la especie es muy limitado porque hay varios factores que inciden como el deterioro social de la zona por décadas y el aumento de la pesca ilegal.

Sin embargo, aclara, el hecho de que queden tan pocos ejemplares de vaquita marina no significa que esté condenada a la extinción.

“La poca variabilidad genética (medida que permite la evolución de un ejemplar) no condena a una especie a la extinción”, explicó el especialista, quien también formó parte del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA).

En 2015, Roja-Bracho participó en un plan de emergencia que consistió en trasladar algunos ejemplares de esta especie a un santuario temporal, sin embargo dice que esta medida ya no es opcional, pues la vaquita padece altos niveles de estrés con el cuidado humano.

También recordó que el CIRVA emitió desde sexenios atrás recomendaciones socioeconómicas que fomentaran otro tipo de pesca que no deteriorara la biodiversidad de la zona del Alto Golfo.

Incluso, señaló que las autoridades pesqueras han sido las principales responsables, junto con la pesca furtiva, de obstaculizar el rescate de la especie, principalmente Inapesca y Conapesca.

“El peor enemigo, además de los totoaberos, han sido las autoridades pesqueras por sabotear las acciones de conservación”, explicó Roja-Bracho.

El especialista también criticó el pago de subsidios a pescadores, que implementó el gobierno de Enrique Peña Nieto y que recientemente fueron cancelados por la administración de Andrés Manuel López Obrador, pues dijo que con esos pagos se fomentó el ocio y la corrupción entre autoridades y pobladores.

Con información de Animal Político.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Destacado

Todos los derechos reservados @2018 De Luna Noticias

Positive SSL