Connect with us

Cultura

Recuperan creaciones de 20 mujeres que se dedicaron al muralismo

Publicado

en

Con la publicación de Eclipse de siete lunas. Mujeres muralistas en México, Dina Comisarenco recupera la obra de 20 mujeres que se dedicaron al muralismo durante el siglo XX en México, donde destacaron artistas como Elena Huerta, Marion Greenwood, Elvira Gascón, Fanny Rabel, Rina Lazo y Olga Costa, entre otras.

Este libro es una rigurosa labor de rescate arqueológico en donde se recuperan datos y referencias que reconstruyen el panorama de la creación femenina a lo largo de una centuria, en un campo donde se había hecho invisible la acción de las mujeres, por olvido, explica la investigadora Karen Cordero.

En entrevista con Excélsior, Comisarenco explica que son pocos los investigadores que se han dedicado al estudio de las muralistas. Por ejemplo, “hay estudios de James Oles sobre las hermanas Greenwood, yo trabajé a Aurora Reyes y a Fanny Rabel, y hay un texto colectivo dedicado a algunas de las muralistas publicado por el Seminario de Investigación de Muralismo de la UNAM”.

Sin embargo, una aportación de este libro “es tratar a todas las muralistas en conjunto, contextualizando sus obras en relación con el ambiente político, social y cultura de las distintas etapas en las que trabajaron, y con la lucha a favor de los derechos de las mujeres”.

Así, al evitar aislar a las artistas como casos únicos y al contextualizar en cambio sus obras, los mensajes transmitidos por cada artista resultan reveladores y significativos, y pueden apreciarse lo mucho que tenían en común.

La omisión —aclara la investigadora— tiene que ver con lo poco que se conoce la labor de las artistas en general, no sólo por el hecho de que el muralismo ha sido generalmente monopolizado por los hombres, sino porque las mujeres que hacen arte público no se adaptan a los estereotipos que se asocian a la creatividad femenina con lo íntimo y lo doméstico.

“Así que la invisibilización a la que han sido sometidas las mujeres muralistas responde no sólo a las dificultades inherentes para estudiar su obra (poco reproducida y con archivos a veces en manos de familiares y no siempre de fácil acceso), sino también al desafío que significa su mera existencia para la forma en la que tradicionalmente se ha narrado la historiografía del arte mexicano del siglo XX”, explicó.

Las primeras muralistas en México datan de la década de 1920 y eran estadunidenses, apunta Comisarenco. Y en esa lista están Ione Robinson, Marion y Grace Greenwood, Ryah Ludens, Lucienne Bloch y Eleonor Coen. “En la década de 1930, Aurora Reyes fue la primera mexicana en realizar una pintura mural como autora. Se trató de El ataque a la maestra rural, en el Centro Escolar Revolución; me llamó la atención y me motivó a profundizar en el tema y a recuperar la obra de dicha artista y de las otras muralistas que la siguieron”, apuntó.

Editado por Artes de México, Eclipse de siete lunas va de 1920 a 1970 y reúne a 20 artistas que transitan del realismo al abstraccionismo y muestran que su narrativa aún está incompleta. “Algunas son muy conocidas en el campo de la pintura de caballete, como Reyes, Remedios Varo o Carrington, pero no tanto en sus creaciones de arte público. Sin embargo, entre las más productivas en mural hay que citar a Elena Huerta, Fanny Rabel y Rina Lazo, quien tiene más de 90 años y aún hace obra mural”.

Sin embargo, el movimiento muralista femenino ha seguido su curso y hoy existen muchas artistas mujeres que continúan, pero en distintas formas y técnicas, con arte callejero, acrílico o fresco tradicional. “Espero que este libro dé pie para un segundo volumen en el que se recupere la obra de artistas contemporáneas como Teresa Morán, Martha Ramírez, Carmen Parra, Patricia Quijano, Martha Tanguma, Margarita Gándara y Elena Climent entre otras”, dijo.

¿Qué tanto se han conservado las obras de estas muralistas?, se le preguntó a Comisarenco. “Algunas obras lamentablemente se han quedado en bocetos y nunca llegaron a realizarse. Otras que sí lo hicieron están muy bien conservadas, como las de Elena Huerta en el Centro Cultural Vito Alessio Robles de Saltillo o las de Fanny Rabel en el Centro Deportivo Israelita en la Ciudad de México; y otras más han sufrido a raíz de los temblores y de los avatares propios de los edificios públicos y necesitan una intervención urgente.

Diría que la documentación recopilada para este libro constituye una base para tomar conciencia del valor estético e histórico de las obras, y para tomar las medidas necesarias que permitan su restauración o a evitar su deterioro y olvido”, añadió.

El volumen cuenta con un apartado que reproduce algunas de las obras, como La industrialización del campo (1935), de Marion Greenwood; Industria moderna (1934) de Ryah Ludins; Ciclo de la vida de una mujer (1935), de Lucienne Bloch (ya destruido); Mujeres y niños en el río (1942), de Eleanor Coen, y El primer encuentro (1978), de Aurora Reyes.

Así como Motivos marinos (1952), de Olga Costa; Vida, milagros y muerte de San Antonio de Padua, de Elvira Gascón; Las delicias (1964), de Valetta Swann; La educación en la época mexicana (1966), de Regina Raull; El mundo mágico de los mayas (1964), de Leonora Carrington; y Homenaje a Belisario Domínguez (1973), de Maris Bustamante, entre muchas más.

Con información de Excélsior.

Comenta con Facebook

Cultura

Inicia hoy el Playa Fest

Publicado

en

A partir de esta noche se llevará a cabo el Playa Fest, festival organizado por el colectivo Pinta o Muere en colaboración con el Instituto de la Juventud de Solidaridad y con el apoyo de diversos patrocinadores.

Esta vez se intervendrán paredes sobre la Av. Lilis del Fracc. Misión las Flores el 18 y 19 de mayo con la participación de 35 artistas de distintas ciudades del país.

La fiesta de recibimiento será en el Toke Mariscos a partir de las 8:00 pm con la participación de raperos locales y la clausura se llevará a cabo el 19 de mayo en La Verbena. Habrá free style, raperos locales y como invitados especiales “Manotas” de Guadalajara y “Achepe” de la Ciudad de México.
A partir de las 8pm – calle 34 con Quinta Avenida.

También se contará con Galerías permanentes.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Cultura

Polémica por ópera en Bellas Artes

Publicado

en

Un periódico de circulación nacional y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) protagonizan una polémica por un evento religioso que la dependencia federal asegura que nunca existió.

De acuerdo con el periódico, el Palacio de Bellas Artes fue utilizado por primera vez para la celebración de un evento religioso, a pesar de que los requisitos para rentar el inmueble establecen que debe ser sólo para eventos culturales.

El diario ofreció detalles de la ceremonia, en la que refiere que participó la Orquesta de la Secretaría de Marina, y además mostró una fotogalería del evento.

Por su parte, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) aseguró que el palacio de mármol no fue solicitado ni se otorgó autorización para realizar homenaje alguno al líder religioso Naasón Joaquín García, de la Iglesia Evangélica La Luz del Mundo.

En un breve comunicado difundido en Twitter, la dependencia federal indicó que cuenta con la documentación que comprueba que el inmueble cultural no fue utilizado para ese fin, “por lo que procederemos conforme a Derecho” y reivindicó su compromiso con la naturaleza laica del Estado mexicano y el uso de toda su infraestructura cultural.

En redes sociales circula una invitación al Palacio de Bellas Artes por parte de la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México (APEM) en homenaje a un líder religioso.

La APEM difundió la invitación a la ópera El guardián del espejo, un homenaje al apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, el 15 de mayo en el recinto de mármol.

Notimex solicitó las versiones del periódico y del INBAL sin que hasta el momento haya una respuesta.

 

Con información de Excélsior.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Cultura

Machiko Kyo, estrella de ‘Rashomon’ de Akira Kurosawa, muere a los 95 años

Publicado

en

La actriz apareció en numerosos clásicos japoneses de la década de 1950, incluyendo ‘Gate of Hell’ de Teinosuke Kinugasa, que ganó el Gran Premio de Cannes en 1954.

Machiko Kyo, protagonista de películas de muchos de los directores legendarios de Japón, entre ellos Akira Kurosawa, Teinosuke Kinugasa, Kenji Mizoguchi, Kon Ichikawa y Yasujiro Ozu, ha fallecido. Ella tenía 95 años.

Motoko Yano, nacida en Osaka en 1924, murió el domingo de un ataque cardíaco en un hospital de Tokio, según el estudio Toho.

Kyo comenzó su carrera como bailarina y bailarina en la ahora desaparecida Daiei Co. en 1949, donde sus encantos llamaron la atención de su presidente y productor, Masaichi Nagata, quien la preparó para el estrellato.

Nagata, con quien se involucró románticamente, produjo Rashomon (1950) de Kurosawa, en la que Kyo interpretó a la “esposa del samurai”, el personaje central femenino de la película que tiene su propia versión de lo que sucedió en el bosque. Rashomon ganó el Golden Lion en el Festival de Cine de Venecia el próximo año, ayudando a presentar el cine japonés a una audiencia global.

En sus memorias de 1982, Algo como una autobiografía , Kurosawa escribió que “durante los ensayos antes del rodaje, la dedicación de [Kyo] me dejó prácticamente sin palabras. Entró donde aún dormía por la mañana y me senté con el guión en su mano. ‘Por favor, enséñame qué hacer’ ‘, me pidió, y yo me quedé asombrada’.

Kyo protagonizó otra película de Daiei / Nagata, Ugetsu de Mizoguchi , que ganó al director Silver Lion en Venecia en 1953 y está considerada como una de las piezas definitorias de la Edad de Oro del cine japonés.

Nagata también estuvo detrás de la Puerta del infierno de Teinosuke Kinugasa (1953), protagonizada por Kyo y fue la primera película japonesa en color proyectada internacionalmente. Capturó el Gran Premio de Cannes en 1954 y al año siguiente un Premio de la Academia honorífico. (Aún no se ha establecido la categoría oficial de idioma extranjero.)

La cantidad de premios ganados por las películas de Kyo en el extranjero la vieron como la “actriz de los grandes premios” en Japón.

En 1956, protagonizó junto a Marlon Brando, quien apareció como un local de Okinawa en “yellowface”, como una geisha en la comedia de Hollywood The Teahouse of the August Moon .

Kyo también apareció en Odd Obsession de Ichikawa y en Flou Weeds de Ozu , ambas en 1959. Aunque menos activa en décadas posteriores, continuó actuando en sus 80 años, apareciendo en el drama televisivo de la NHK Haregi Koko Ichiban en 2000.

En 2017, Kyo recibió un premio a su trayectoria en la ceremonia de entrega del Premio de la Academia de Japón.

Con información de Wollywood reporter.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Destacado

Todos los derechos reservados @2018 De Luna Noticias

Positive SSL